Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Génova cierran filas con Camps

La estrategia de la dirección nacional del PP es dejar la decisión de dimitir en el presidente valenciano

Mientras el partido entra en ebullición a la espera de que Francisco Camps haga algo frente al varapalo judicial, la dirección nacional, encabezada por Mariano Rajoy, ha decidido respaldarlo pase lo que pase, y esperar que sea él quien decida su futuro. Si quiere dimitir, nadie se lo impedirá, pero si quiere seguir, y desde luego en este momento esa parece ser su opción, no será Rajoy ni la dirección quien le pedirá lo contrario. El líder del PP se encerró en su despacho en cuanto conoció la noticia, durante la sesión de control al Gobierno, y salió para comer acompañado de sus más estrechos colaboradores, Jorge Moragas y Carmen Martínez Castro, evitando en todo momento a la prensa.

Sin embargo, fuentes de la dirección insisten en que todos los mensajes que han trasladado tanto Rajoy en conversación con el propio Camps como el resto de la dirección han ido en un mismo sentido: el apoyo se mantiene, la decisión del Supremo es un claro varapalo pero el líder del PP mantiene su compromiso personal y político con el valenciano, uno de sus principales respaldos en los momentos difíciles, tras las derrota electoral de 2008. El PP insiste ahora en la estrategia de ganar tiempo.

De momento los dirigentes nacionales dicen que no está imputado, cuando lo esté formalmente dirán que aún no se ha sentado en el banquillo, y cuando se siente dirán que aún no ha sido condenado. De hecho, la dirección, siempre optimista, aún trabaja con la posibilidad de que finalmente no se siente en el banquillo. En cualquier caso, la estrategia fundamental es dejar en manos de Camps la decisión. Si no aguanta la presión y dimite, como hizo el ex tesorero Luis Bárcenas después de un año de escándalos, Rajoy siempre podrá decir que él apoyó a Camps hasta el final. Y será cierto.