Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate del Estatuto catalán

Montilla y Mas pactan defender unidos la renovación del Constitucional y ERC se desmarca

La Generalitat aprueba las primeras medidas para exigir los cambios en el alto tribunal

El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, y el presidente de CiU, Artur Mas, han desencallado hoy la resolución unitaria que votará el Parlamento catalán, que plantea un frente común catalán en Madrid para defender el Estatuto catalán y propiciar la renovación del Tribunal Constitucional (TC). El acuerdo, sin embargo, no tiene por ahora el plácet de Esquerra Republicana, que acepta votarlo en el Parlamento catalán pero no firmarlo como proponente.

Fuentes de Presidencia y de Convergència i Unió han confirmado que los contactos entre Montilla y Mas, antes de iniciarse la reunión de esta mañana del Gobierno catalán, han acabado de desbloquear el acuerdo al limar los últimos flecos de la resolución, que finalmente constará de cuatro puntos. El primero reafirma la plena constitucionalidad del Estatuto, el segundo insta al Congreso y al Senado a proceder de forma inexcusable a la renovación del tribunal, el tercero incluye una de las exigencias de CiU al emplazar al TC a declararse incompetente para pronunciarse sobre el Estatuto catalán.

Concretamente, el texto pactado afirma que el Parlamento catalán se compromete a llevar a cabo "todas las acciones a su alcance" para conseguir esta inhibición del alto tribunal. El cuarto pide reformar la ley orgánica del Constitucional para impedir la permanencia de magistrados con mandato caducado.

El acuerdo se ha conseguido después que todas las partes hayan cedido en alguno de sus planteamientos iniciales. Concretamente, el PSC ha aceptado pedir que el TC se declare incompetente, por más que entiende que es una petición con escaso fundamento jurídico y con nulas posibilidades de prosperar. Convergència i Unió ha suavizado sus exigencias para que el debate sobre la renovación del TC se lleve a cabo tanto en el Congreso como en el Senado. El PSC prefería limitar el debate a la Cámara alta. El texto pactado finalmente afirma que el debate se llevará a cabo en el Senado "sin excluir otras Cámaras".

Ahora los nubarrones que se ciernen sobre el frente catalán pro Estatuto proceden de Esquerra Republicana. Los independentistas aceptan votar la resolución mañana en el Parlamento de Cataluña, pero se resisten a firmarla para dejar claro que su opción no pasa por el Estatuto ni por el Tribunal Constitucional, sino por la independencia de Cataluña.

Artur Mas, presidente de CiU, ha considerado "inaceptable" e "impresentable" que ERC dé marcha atrás. "Si me pinchan no me encuentran sangre", ha dicho el líder de la oposición, que se ha mostrado satisfecho por el contenido del acuerdo porque, afirma, recoge las aspiraciones de CiU. Mas se ha mostrado incapaz de pronosticar qué pasará ahora con la resolución. "Dejadme que me recomponga un poco", ha afirmado a los periodistas durante le presentación de la precampaña electoral de la federación nacionalista.

Mas tiene la intención de hablar con el líder republicano Joan Puigcercós para que reconsidere su postura. Y ha solicitado a Montilla que llame al orden a sus socios de Gobierno para no una dar una imagen de debilidad y recomponer la unidad. El acuerdo no lo firmará ni el PP ni Ciutadans, y Mas ha avisado de que ERC no puede meterse en el mismo saco. "Ellos forman parte del Gobierno, están desarrollando el Estatuto y tampoco lo recurrieron", ha apuntado.

Montilla ha pedido a Esquerra y a CiU "anteponer" los intereses de país por encima de los intereses de partido. Con todo, ha recordado que el Parlamento votará igualmente la resolución si su presentación cuenta con la firma de Convergència. El fondo, pues, estaría a salvo pese a que las formas pueden debilitar el mensaje.

Primeras medidas del Gobierno catalán

Por otra parte, el Gobierno catalán ha decidido hoy solicitar la convocatoria de la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado para que valore los efectos para las comunidades autónomas de la situación actual de las propuestas de candidaturas a magistrados del Tribunal Constitucional presentadas por las asambleas legislativas de las comunidades autónomas.

El tripartito también ha formulado una consulta a la Comisión Jurídica asesora para que emita un dictamen sobrer cuál es la situación jurídica del Tribunal Constitucional por la falta de renovación de sus miembros y qué efectos tiene esta situación sobre la idoneidad del pleno del tribunal para resolver los recursos presentados contra el Estatuto.

Montilla también ha asegurado que no se siente aludido por las quejas de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, en el sentido de que existe una "intolerable campaña de desprestigio" de la institución. "Mi Gobierno nunca ha criticado el Tribunal Constitucional como institución", ha dicho Montilla.