Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cobo: "No sé qué habría ocurrido si las palabras de Aguirre las hubiéramos dicho yo o Gallardón"

El teniente de alcalde de Madrid, sancionado por el PP tras criticar a la presidenta madrileña en EL PAÍS, declina comparar su caso con las polémicas declaraciones en las que ésta presumió de arrebatar un puesto de Caja Madrid a Gallardón

Las polémicas declaraciones en las que la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, se ufanaba de ceder un puesto en el consejo de administración de Caja Madrid a IU tras quitárselo "al hijoputa", recogidas el viernes de una conversación privada con su vicepresidente Ignacio González por unos micrófonos que estaban cerca y abiertos, han desencadenado un cruce de reacciones desde diferentes bandos.

La última ha sido la del teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Manuel Cobo. Durante el recibimiento en el aeropuerto de Barajas a un equipo del Samur-Protección Civil desplazado a Haití para ayudar a las víctimas del terremoto, el número dos de Gallardón declinó pronunciarse sobre esas palabras, aunque, no obstante, comentó: "No quiero pensar en lo que habría ocurrido si esas declaraciones las hubiera hecho yo mismo o Alberto Ruiz-Gallardón", en posible referencia a la sanción que el pasado miércoles le impuso el PP por criticar a Aguirre en una entrevista con EL PAÍS, donde dijo que era "de vómito" lo que estaban haciendo con la candidatura de Rodrigo Rato para presidir Caja Madrid.

Cobo subrayó que no es a él a quien corresponde hablar de posibles sanciones para Aguirre e insistió en que "todos los militantes deben estar a las órdenes de la legítima autoridad de nuestro partido". Y remarcó: "Lo dije y lo vuelvo a decir. Hay determinadas actitudes que ponen obstáculos pero no van a impedir que Mariano Rajoy sea presidente del Gobierno y, por tanto, todos los militantes del Partido Popular debemos estar a lo que nos diga el partido".

Intervencionismo

Horas antes, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, durante una entrevista en el programa A vivir que son dos días de la Cadena Ser, señalaba que las palabras de la presidenta madrileña "ponen de manifiesto que en el momento de la verdad los del PP son más intervencionistas que nadie". Según Salgado, esta conversación evidencia que las propuestas del PP para que se reduzca la presencia de las instituciones públicas en las entidades financieras "son de cara a la galería".

Las declaraciones de la ministra fueron replicadas a su vez un poco más tarde desde las filas del PP, cuyo portavoz de la Asamblea de Madrid, David Pérez, declaró: "Más le valía a Salgado intentar arreglar la desastrosa política económica". Según Pérez, Caja Madrid ha "ampliado la participación social, que es lo contrario al intervencionismo" del que les acusa.

También habló el secretario general del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, para quien las palabras de Aguirre dieron muestra de "su elegancia y de su exquisito lenguaje y educación". A su juicio, estas afirmaciones son de "una gravedad y un calado importante", explicó Gómez a la salida del Comité Federal del PSOE.

El máximo dirigente de los socialistas madrileños se refirió además a algunas frases concretas de la conversación, como la de "qué armas tenemos contra alguien o cómo podemos cargarnos a alguien", lo cual, a su juicio, significa "una concepción de la política que raya con la convivencia democrática". "Más allá de que a algunos les haya parecido motivo de broma", señaló Gómez, esto demuestra que la forma de entender la política por parte de Aguirre y del PP de la región es "un ring de combate". "El debate público es al servicio de los ciudadanos y no a los servicios individuales", concluyó.