_
_
_
_

El 'grapo' Martín Ponce acusa a Silva Sande de asesinar a dos vigilantes

Comienza hoy el juicio contra seis miembros de la banda terrorista, para los que el fiscal pide un total de 912 años de cárcel

El miembro de los GRAPO Marcos Martín Ponce ha acusado a su ex compañero Fernando Silva Sande de ser el responsable directo de la muerte de los dos vigilantes asesinados durante el atraco a un furgón blindado en Vigo en mayo del año 2000 y ha afirmado que antes del mismo dijo: "hay que matarlos". Martín Ponce se ha pronunciado así durante la primera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional contra él, los ex dirigentes de los GRAPO Manuel Pérez Martínez, camarada Arenas, y Fernando Silva Sande y contra los grapos Israel Torralba, Mónica Refojos y Esther González Ilarraz. El fiscal pide un total de 912 años de cárcel.

Martín Ponce ha aclarado que los entonces miembros del "comando central" de los GRAPO consideraban "arriesgada" la operación contra el furgón blindado en Vigo, pero que Silva Sande "era el único que tenía voto" y que aseguró que "el problema de los anteriores fracasos en este tipo de acciones se debía a que siempre se les había dado la oportunidad de salir con vida a los vigilantes". Por eso, según Martín Ponce, añadió: "Hay que matarlos".

Más información
Petición de 912 años para seis 'grapos' por matar a dos vigilantes

El procesado ha declarado también que a Silva Sande "le gustaba mucho tirar de las escopetas recortadas y agujerear a los guardias de seguridad". "Se le hubieran dejado, hubiera acabado con el tercero de ellos", ha añadido.

Silva Sande, por su parte, ha declarado que no participó en el atraco porque se encontraba en Francia, pero que sabía "que se iba a realizar", que "el objetivo era recaudar fondos para la organización" y que quien coordinaba la acción era el secretario general del Partido Comunista de España reconstituido (PCE-r), Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas".

Expulsado por violar a una compañera

Martín Ponce y la miembro de los GRAPO Mónica Refojos han acusado a Silva Sande de violar en el año 2000 una compañera de la organización terrorista. "Oí que le expulsaron por violar a una compañera", ha indicado Refojos durante su declaración ante el tribunal en respuesta a una pregunta sobre si conocía a Silva Sande. Martín Ponce ha aportado después más datos sobre la agresión sexual y ha concretado que la víctima fue la novia de Israel Torralba.

"Otras compañeras denunciaron sus abusos en 2002", ha agregado. Según Martín Ponce, Silva Sande prometía a las agredidas "un puesto en la organización o las amenazaba con la expulsión si se negaban".

Por su parte, la víctima de los abusos, que no quiso revelar ante la Sala si el agresor sexual fue Silva Sande, explicó al tribunal presidido por Alfonso Guevara que quedó embarazada después de la violación y se vio obligada a abortar. "Llevo 10 años intentando olvidar lo sucedido", ha dicho ante la Sala.

Silva Sande siguió el juicio apartado del resto de sus antiguos compañeros en el interior de la sala de vistas y escoltado por dos policías uniformados. En varias ocasiones los otros acusados profirieron insultos en su contra.

Los miembros de los GRAPO, de izquierda a derecha, Mónica Refojos, Manuel Pérez Martínez, Israel Torralba y Marcos Martin Ponce, hoy, en la Audiencia Nacional.
Los miembros de los GRAPO, de izquierda a derecha, Mónica Refojos, Manuel Pérez Martínez, Israel Torralba y Marcos Martin Ponce, hoy, en la Audiencia Nacional.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_