Los Príncipes destinarán su parte de la herencia del millonario menorquín a fines sociales

La Casa del Rey ha comunicado este sábado que los Príncipes de Asturias han decidido que la parte que les corresponde a ellos de la herencia que el empresario Juan Ignacio Balada Llabrés les legó, irá destinada a fines sociales.

El empresario e inversor menorquín falleció el pasado 18 de noviembre a los 69 años y designó herederos a los Príncipes de Asturias y a los ocho nietos de los Reyes, según se supo al ser abierto su testamento en una notaría de Menorca. La Casa del Rey no ha informado sobre que se hará con la parte de herencia de los hijos de doña Elena, Felipe y Victoria, y de doña Cristina, Juan, Pablo, Miguel e Irene. Otra parte de la herencia está destinada a dotar una fundación de interés general baja la tutela de los Príncipes.

Más información

De acuerdo con la Casa del rey, don Felipe y doña Letizia "aún sin conocer todos los detalles de la herencia del señor Balada, cuya generosidad agradecen, han decidido destinar la parte que les pueda corresponder a fines de interés general y social". Los miembros de la Familia Real ignoran la cuantía de los bienes donados, su valoración, su naturaleza o si hubiese familiares que pudieran reclamar sus derechos sobre la herencia.

Según el diario Ultima Hora Menorca, los bienes de Juan Ignacio Balada Llabrés -hijo único del empresario Ramón Balada y la farmacéutica Catalina Llabrés- incluye fincas rústicas y urbanas, valores inmobiliarios e inversones en Bolsa y constituye la mayor fortuna personal de Ciutadella, que podría alcanzar varias decenas de millones de euros.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50