Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una intoxicación alimentaria, posible causa de la muerte de tres taiwaneses en Madrid

Los primeros resultados de las autopsias apuntan que el padre llevaba muerto entre 7 y 12 días en su casa de San Martín de Valdeiglesias

Una intoxicación alimentaria es la posible causa de la muerte de los tres taiwaneses cuyos cuerpos fueron encontrados ayer en un chalé de la localidad madrileña de de San Martín de Valdeiglesias, según los primeros resultados de las autopsias. Dichos resultados han determinado que primero murió el padre, P.K.L. de 46 años, hace entre 7 y 12 días, y a continuación perecieron dos de sus hijos: el tercero, C.Y.L., de 9, y la quinta, C.J.L., de 4.

A pesar de apuntar a una intoxicación alimentaria, no se descarta que sufrieran alguna enfermedad, según ha informado un portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil. La misma fuente ha señalado que las causas exactas de la muerte sólo se sabrán cuando se tengan los resultados de las pruebas que han pedido los forenses, que se pueden demorar varios días.

La Guardia Civil continúa tomando declaración a testigos y prevé tomar declaración en cuanto sea posible a los tres hijos del matrimonio que sobrevivieron, la hija mayor, Y.J.L., de 14 años, la segunda, I.P.L., de 11, y el cuarto hijo, C.R.L., de 6 años, así como a la madre, S.F.C., de 44 años. Ésta continúa ingresada porque presenta problemas psicológicos, según ha confirmado el hospital de Alcorcón.

Los menores, tutelados por la Comunidad

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha asumido este viernes la tutela de los tres menores y los ha trasladado juntos a un mismo centro, según ha explicado un portavoz de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. Ha precisado que la Comunidad de Madrid recibe la tutela de menores una vez que se estudian los informes de las fuerzas de seguridad sobre el suceso -en este caso los menores estuvieron encerrados en una casa con cadáveres- y los informes médicos y psicológicos de ellos y de sus padres, y se determina que sus progenitores no pueden encargarse de ellos.

El hospital de Alcorcón ha confirmado que los menores han sido dados de alta dada su mejoría, aunque seguirán siendo atendidos en consulta externa. El hospital no ha precisado en qué estado se encuentran, aunque, según fuentes de la investigación, no serían dados de alta si sufrieran una infección vírica grave o enfermedad contagiosa.

Del caso se ha hecho cargo el Juzgado de Instrucción número 5 de Navalcarnero, que se encargó del levantamiento de los cadáveres e incoó diligencias previas, y ahora está a la espera de los informes de las autopsias y del atestado final de la Guardia Civil para determinar si el caso continúa o se archiva, han precisado fuentes judiciales.

El suceso se conoció este jueves por la tarde, cuando la Policía Local acudió a la casa número 35 de la calle Benavides de Orbigo porque los hijos de la familia no habían ido a clase últimamente, y encontró al padre y a dos de los hijos muertos y en avanzado estado de descomposición, y a la madre y los otros tres menores en estado de abandono y aparentemente desnutridos.