El obispo Uriarte deplora la "imagen distorsionada" de la Iglesia guipuzcoana

El prelado se ha despidido hoy de los fieles con una misa en San Sebastián

El obispo de San Sebastián, Juan María Urirarte durante la misa con la que se ha despedido de sus fieles en la catedral del Buen Pastor.
El obispo de San Sebastián, Juan María Urirarte durante la misa con la que se ha despedido de sus fieles en la catedral del Buen Pastor.JAVIER HERNÁNDEZ JUANTEGUI

El obispo saliente de San Sebastián, Juan María Uriarte, se ha despidido este sábado de los fieles de Guipúzcoa "profundamente" dolido por "determinadas imágenes distorsionadas o interesadas" que se han vertido sobre la iglesia guipuzcoana. Son "prejuicios tenaces" que circulan en "ámbitos cívicos y en algunos círculos eclesiales" que falsean la realidad, dijo el prelado en su homilía.

Uriarte negó que la diócesis donostiarra adolezca de escaso valor espiritual y esté escorada al nacionalismo, como se ha criticado durante sus diez años de mandato, y expresó su deseo de que quien va a sucederle, José Ignacio Munilla, hasta ahora obispo de Palencia, "redescubra y potencie la riqueza que el Espíritu ha ido dejando en su viña de Guipúzcoa". "No. Esta diócesis [de San Sebastián] no se merece la visión peyorativa que bastantes parecen complacerse en airear", dijo en su despedida.

A la ceremonia asistieron centenares de fieles y autoridades como la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, y la diputada foral de Presidencia del territorio histórico, Edurne Egaña, que sufrió un mareo que le obligó a ausentarse, informa EFE.

La presidenta del Parlamento Vasco, Arantxa Quiroga, saluda a Uriarte durante su misa de despedida.
La presidenta del Parlamento Vasco, Arantxa Quiroga, saluda a Uriarte durante su misa de despedida.JAVIER HERNÁNDEZ JUANTEGUI

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS