Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el hombre que inspiró la película de 'Rain Man'

Kim Peek fallece en Salt Lake City a los 58 años

Peek, el discapacitado estadounidense que inspiró la película ganadora de cuatro oscars Rain Man (protagonizada por Dustin Hoffman en el papel de autista hermano de Tom Cruise) ha fallecido a los 58 años de un ataque agudo al corazón en el hospital Salt Lake City (en el Estado de Utah, EE UU), según ha informado su padre Fran Peek en el Times.

La enorme capacidad intelectual de Peek, era capaz de memorizar y leer a gran velocidad, que contrastaba con su incapacidad para desenvolverse en las tareas cotidianas de las personas adultas, fue el eje motor del filme de 1988 del director Barry Levinson. En las últimas semanas había sufrido una infección respiratoria, según ha explicado su padre, Fran Peek.

El hombre sufría el síndrome de Savant, un estado patológico que se distingue por un conjunto de discapacidades físicas, mentales o motrices, que también viene acompañado de determinadas habilidades propias de superdotados, según portales especializados.

"Su amplitud de memoria y de conocimientos eran increíbles", ha dicho al rotativo Daniel Christensen, profesor del Instituto Neuropsiquiátrico de la Universidad de Utah. "Era único. No sé si volverá a haber otra persona como Kim", ha añadido.

A Peek, nacido en 1951, se le diagnosticó a los nueve meses un gran retraso y se aconsejó a sus padres que le internaran en un centro especial. A los 16 meses de edad ya había leído todas las obras de Shakespeare; y el Nuevo y el Viejo Testamento. Treinta años después, era un experto en 15 materias distintas, tanto de ciencias como de letras. En el momento de su muerte, se estima que Peek se sabía de memoria al menos 9.000 libros.

Posteriormente se descubrió que tenía una malformación del cerebro -le faltaba el tejido que conecta el hemisferio izquierdo con el derecho-, lo que le provocaba un fallo en el sistema de filtración de información y que le permitía retener el 98% de todo lo que leía, escuchaba o veía en la televisión. Una persona normal recuerda alrededor del 45%.

El día que se encontró con el cineasta Barry Levinson, en 1984, su tranquila y anónima vida entre los libros cambio por completo. El director quedó tan sorprendido por su historia que decidió llevar su historia a la gran pantalla. Peek, que hasta entonces nunca se había atrevido a mirar a la cara a nadie, conoció a quien le interpretaría en la gran pantalla, Dustin Hoffman, y viajó por todo el mundo.