Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haidar: "Espero que el Gobierno español rectifique su actitud y su postura"

La activista saharaui asegura no tener miedo a una posible represión marroquí

Amenatu Haidar, la activista saharaui que fue expulsada de El Aaiún el pasado 14 de noviembre y que regresó en la noche del jueves a la capital del Sáhara Occidental, se encuentra ya en su casa "un poco cansada, con la tensión un poco baja pero muy contenta del regreso y con el recibimiento popular saharaui", según ha contado ella misma en una entrevista concedida a la Cadena SER. "Mis hijos están muy contentos, los dos han pasado la noche llorando, pero son lágrimas de alegría porque no pueden creerlo", ha añadido.

A pesar de la presión de las autoridades de Marruecos, la activista ha asegurado no tener miedo a una posible represión cuando los medios de comunicación dejen de prestarle tanta atención a su caso. "Esta tarde han rodeado la casa hasta tal punto que no han dejado a mis hijos salir de la casa. Represión ha habido desde el jueves por la noche y delante de los medios de comunicación", ha explicado Haidar en el espacio informativo Hora 25.

Durante la entrevista, la saharaui ha pedido al Gobierno español que rectifique "su actitud y su postura" y que diga toda la verdad sobre su caso. La publicación en los medios de que el ministro de Asuntos Exteriores español habló la misma noche de su detención con su homólogo marroquí ha confirmado, según Haidar, su versión de los hechos, cuando afirmaba que el Gobierno español estaba involucrado en todo lo que le había ocurrido.

Haidar se ha enterado en antena del contenido del comunicado de España a raíz de su regreso a El Aaiún, texto en el que se dice que en el Sáhara Occidental se debe aplicar la ley marroquí hasta que se resuelva el conflicto. "Esto va contra la legalidad internacional", ha replicado la activista, "porque España es la responsable del territorio porque se ha retirado antes de cumplir la descolonización en el Sáhara Occidental."

Para finalizar, la activista saharaui ha confirmado que le han devuelto el pasaporte y se ha mostrado dispuesta a todo para que la causa saharaui no caiga en el olvido: "Al llegar aquí se lo han dado a mi hermana y al médico que ha estado conmigo junto con los suyos. Estoy dispuesta a la prisión o la cárcel como todos los activistas de derechos humanos".