Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez visita a Haidar para comprobar su estado de salud

El magistrado acude al aeropuerto de Lanzarote después de que la Delegación del Gobierno en Canarias pidiera la adopción de medidas para garantizar la vida de la activista, en huelga de hambre desde el pasado 16 de noviembre

El titular del juzgado de instrucción número tres de Lanzarote, Jerónimo Alonso, se presentó este domingo por la tarde junto a un secretario judicial, una médico forense, un intérprete y dos policías judiciales en el aeropuerto para examinar y valorar el estado de salud de la activista saharaui Aminetu Haidar, en huelga de hambre desde el pasado 16 de noviembre en demanda de poder regresar a El Aaiún tras ser expulsada de allí dos días antes. El magistrado acudió después de que la Delegación del Gobierno en Canarias pidiera la adopción de medidas para garantizar la vida de la activista.

Entre las "medidas necesarias" reclamadas por la Delegación "para garantizar la vida e integridad física" de Haidar debe incluirse, según el escrito presentado al juez, "el ingreso en un centro hospitalario y, en todo caso, la realización de cuantos controles se estimen necesarios por los facultativos del Servicio Canario de Salud o del médico forense para evaluar el estado físico de la señora Haidar".

La comitiva judicial fue recibida con abucheos por parte de los seguidores de Haidar. En un momento de tensión, el juez ha expulsado a la asistente de la activista del habitáculo donde esta permanece. "Sé a lo que vienen, y tengo que decirles que no", les dijo la activista. "Soy dueña de mis actos y de mi voluntad. Y mi voluntad es no alimentarme". Ante esta respuesta, el juez le comunicó que puede llegar a imponerle la alimentación, aunque le ha transmitido que la razón de la visita era comprobar su estado de salud y que seguía en pleno uso de sus facultades mentales. La comitiva judicial abandonó poco después el aeropuerto.

Previamente la activista había rechazado la asistencia de un equipo médico que había proporcionado la Delegación del Gobierno en Canarias. "Aminetu ha declinado ese planteamiento, dado que el médico que la está atendiendo desde el principio ha asumido la tarea de velar por su salud", dice el comunicado difundido por la plataforma de apoyo de la activista, y denuncia que "hasta ahora lo único que ha hecho el Gobierno de España es presionar a Aminetu Haidar para que abandone la huelga de hambre".

La salud de la activista se considera un asunto prioritario por parte del Gobierno español. En este sentido ya se habían expresado a lo largo de este domingo varios miembros del Ejecutivo en conversación informal con los periodistas en el homenaje a la Constitución celebrado en el Congreso. La delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, se había puesto en los últimos días en contacto con Presidencia del Gobierno para preguntar si hay un protocolo concreto de actuación en este tipo de casos. El Gobierno, ante la falta de este protocolo, ha recurrido a un juez por si es necesario alimentarla a la fuerza.

Varias voces han pedido a Haidar que ponga fin a la huelga de hambre. "Le rogamos que toda vez que ha desnudado la complicidad española con la dictadura marroquí y ha logrado retratar la inoperante y vergonzosa acción del Gobierno español y la autentica y cruel cara de Marruecos, reconsidere su huelga de hambre. Queremos y necesitamos a una Aminetu viva para seguir luchando por la independencia del pueblo saharaui", dice un comunicado de la Coordinador Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara.

La activista también había realizado, a través del comunicado difundido por la plataforma de apoyo, un "llamamiento urgente a la comunidad internacional" con la atención puesta en su familia en El Aaiún, y sobre todo sus hijos, Hayad de 15 años y Mohamed de 13 años. El texto asegura que "su casa está permanentemente vigilada por las fuerzas policiales creando un ambiente de tensión y de verdadera tortura psicológica sobre la familia". La plataforma también denuncia que las autoridades marroquíes impiden el contacto entre miembros de la familia de Haidar y los periodistas extranjeros.

Zapatero aboga por una buena relación con Marruecos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado durante los actos de celebración del aniversario de la Constitución que "todo el Gobierno" está haciendo gestiones para alcanzar una "solución razonable" a la situación de la activista saharaui Aminetu Haidar. Zapatero ha descartado implicar al Rey Juan Carlos y ha rechazado trasladar "a otra instancia que no sea el Gobierno" la tarea de la búsqueda de una solución a este episodio.

Zapatero ha abogado por "mantener buenas relaciones" con todos países "vecinos", con los que se comparten "áreas de intereses en muchos campos importantes". "A veces, como es normal, surgen dificultades, pero debe prevalecer lo que es un interés general" para el país, mantener buenas relaciones con los países vecinos, ha subrayado el jefe del Ejecutivo, quien ha negado que España "haya tirado la toalla" en este caso, tal y cómo le acusaba poco antes el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy.

"No habrá escalada con Marruecos", ha declarado por su parte con contundencia el titular Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.