El TSJC contradice al juez y niega que el piso de la pareja de Barcelona esté 'okupado'

La sentencia del Tribunal número 57 de primera instancia de Barcelona considera probado que unos instrusos se instalaron en la vivienda

El despropósito judicial que lleva 16 meses amargando a un matrimonio de Barcelona, que no puede entrar en su casa desde julio de 2008, ha vivido este jueves un nuevo capítulo cuando el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha difundido un comunicado en el que asegura que "el caso no se trata de una okupación de vivienda".

La nota, con la que el TSJC trata de salir al paso de la polémica que ha levantado el caso, contradice una sentencia de uno de sus juzgados, el número 57 de primera instancia de Barcelona, que el pasado mes de abril dio la razón a Josep Mediñà Tous y su esposa. El fallo establece que "se considera acreditado (...) que en el mes de julio de 2008 la vivienda fue ocupada por la demandada" y que los Mediñà residían en el domicilio "de forma habitual" desde hace 21 años. Precisamente por quedar probados estos hechos fue por lo que el juzgado ordenó el desahucio de María José O. E., quien luego recurrió y ha logrado frenar el desalojo alegando que carece de medios para hacerse con otra vivienda. El juez Carlos Tortras le ha impuesto una fianza de un euro para que pueda seguir viviendo en el piso hasta que se resuelva el recurso.

Más información
Nota del TSJC sobre la ocupación del piso de Barcelona (traducción al castellano)
Sentencia del juzgado de primera instancia
Nota del TSJC sobre la ocupación del piso de Barcelona (en catalán)
Un euro de fianza por 'okupar' el piso

María José O. E. alegó ante los tribunales que alquiló el piso a un tal Jaime, cuyo teléfono encontró colgado en un locutorio. Según esta versión, la demandada habría obtenido las llaves del piso a cambio de pagar 1.500 euros a Jaime sin mediar ningún contrato y sin que los dos se hubieran vuelto a ver.

Esta versión y el testimonio de una vecina fueron suficientes para que otro juzgado de lo penal rechazara abrir un proceso por usurpación, a pesar de que los Mediñà aportaron el contrato de alquiler que les acreditaba como titulares de la vivienda y todos los recibos (agua, luz...), según consta en el expediente judicial.

El Patronato Municipal de la Vivienda de Barcelona también corrobora la versión de la pareja. Tras el archivo de la causa penal, las víctimas acudieron a la vía civil como última opción. Los Mediñà se encontraron la vivienda ocupada el 24 de julio de 2008, al volver de una semana de vacaciones. Según su denuncia, el supuesto arrendatario habría entrado en su casa desde la de un vecino y habría cambiado la cerradura de la vivienda.

Puerta del piso ocupado en la calle del Olm de Barcelona.
Puerta del piso ocupado en la calle del Olm de Barcelona.MARCEL.Lí SÀENZ
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS