Sant Feliu clama por un nuevo trazado en la ampliación de la L3

Entidades, vecinos, y oposición piden que la Generalitat replantee su propuesta, que está pendiente de licitar el proyecto constructivo

Medio Sant Feliu lleva más un año en pie de guerra contra su propio Ayuntamiento y la Generalitat. Entidades, vecinos y partidos de la oposición (ERC, ICV y PP) reclaman que la L3, que debe llegar a la localidad en unos cinco años, cambie su trazado y amplíe su presencia en Sant Feliu. Un centenar de personas se reunieron ayer en el Palau Falguera para repasar el proyecto y celebrar un año de reivindicaciones. Sin embargo, sus demandes caerán en saco vacío: la Generalitat, tras estudiar las propuestas alternativas, no ha modificado su proyecto inicial, que está pendiente de licitar su redacción definitiva.

La Generalitat tiene claro su proyecto desde 2008: una línea que surja de Zona Universitaria, su final actual, se alargue por Esplugues y Sant Just, pase por Sant Joan Despí, dónde se situará el Hospital Comarcal del Baix Llobregat, y muera en Sant Feliu, dónde habrá dos estaciones, una en la que se unirá con el tranvía y otra en la Plaça Pere Dot, a escasa distancia de la estación de Cercanías.

La propuesta de la asociación Promoción de Transporte Público, que canaliza la protesta, es que, de Sant Just, partan dos líneas: una, la extensión de la L6 de los Ferrocarriles -que la Generalitat alargará hasta Sant Joan de Déu, en Esplugues- hasta Sant Joan Despí; otra, el final de la L3, que tendría tres paradas en Sant Feliu, cruzando la ciudad y creando un intercambiador en el centro, con la estación de Renfe, tranvía y metro.

Una línea paralela

"El recorrido propuesto por la Generalitat crea una línea paralela a otras que ya funcionan, no mejora nada. Una línea de metro sirve para llegar a puntos dónde el tren no llega, para dar servicios a los barrios nuevos y para ganar tiempo de viaje. El proyecto actual es débil", sentenció ayer Ricard Biol, portavoz de la Plataforma de Promoción del Transporte Público.

La asociación denuncia que la L3 no se hará: "Nosotros no creemos que el metro esté cerca. Con la L9 y la nueva línea de cercanías, nadie querrá pagarlo", sostuvo Biol. La Generalitat estudió las demandas -el secretario de Movilidad, Manel Nadal, se reunió con representantes de la Plataforma- aunque no las aceptó por ser, a juicio gubernamental, inviables.

"Tras estudiar el recorrido propuesto, se ha visto que es imposible", añadió ayer el alcalde de Sant Feliu, Juan Antonio Vázquez. El edil, del PSC, y CiU, que da apoyo al gobierno, son los únicos que defienden el proyecto de la Generalitat. "La mejor opción, viendo todas las posibilidades, es ésta: Sant Feliu pasará a tener dos paradas de metro", sentenció Vázquez.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS