Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

71 vigilantes privados aprenden en Cartagena a usar armas de guerra

Chacón se reúne mañana con los armadores para preparar el envío de ametralladoras a Seychelles

71 empleados de empresas de seguridad privada están recibiendo en Cartagena (Murcia) formación militar para aprender a manejar en alta mar el nuevo armamento que los atuneros podrán llevar a bordo para tratar de disuadir a los piratas de atacarles en el Índico. Está previsto que en cada atunero embarquen cuatro vigilantes privados previamente entrenados por las fuerzas armadas. La mayoría son ex militares. El sueldo diario de estos empleados ronda los 400 euros diarios. El Gobierno central y el vasco se han comprometido a financiar la mitad del coste de estas medidas de protección.

Mientras, unos 15 atuneros esperan en el puerto de Vitoria (Seychelles). No han salido a faenar desde el secuestro del Alakrana y aseguran que no van a hacerlo hasta que tengan instalado el armamento y preparado al personal que va a usarlo. El Ministerio de Defensa trasladará las armas y a los vigilantes privados en un avión fletado para tal fin entre el jueves y el sábado, según fuentes militares.

La ministra de Defensa, Carme Chacón y el secretario de Estado, Constantino Méndez, se reunen mañana con los armadores de los buques atuneros para preparar ese envío de medios de seguridad a Seychelles. El Ministerio de Defensa podrá recomprar el armamento a los armadores una vez que dejen de necesitarlo.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 30 de octubre un real decreto autorizándoles a emabarcar ametralladoras y fusiles de asalto para tratar de competir y disuadir al armamento pesado del que disponen los piratas como bazokas o kaslásnikov.