_
_
_
_
_

Un Athletic sobre mínimos

Los rojiblancos pueden certificar ante el Nacional seguir en Europa

Si el Athletic gana hoy (21.05) al Nacional en Funchal se habrá, probablemente, clasificado parta los dieciseisavos de final de la Liga Europa. Para ello debería ganar también el Werder Bremen al Austria de Viena, cosa más que factible y que también clasificaría a los alemanes Si eso ocurre, la estadística dicta que el Athletic conseguirá su objetivo por la mínima. Sólo en una ocasión el equipo de Caparrós en la presente temporada ha conseguido ganar por más de un gol de diferencia a su rival: fue al Austria de Viena, en esta competición, por un rotundo 3-0 que en San Mamés adquirió carácter de invasión masiva. El resto de los encuentros que ha ganado lo ha hecho por un solo gol de diferencia tanto en Liga como en Europa, a falta de estrenar la Copa del Rey donde sólo ha jugado un partido, con sonora derrota frente al Rayo Vallecano. Una tendencia que ya se manifestó en la segunda mitad de la temporada pasada en la que el Athletic sacaba los partidos de un mar de angustias y penurias, entregado a la Copa del Rey y sobreviviendo en la Liga para ahorrarse sustos finales.

Una victoria ante el equipo portugués aliviaría el calendario y el estrés del equipo

Hoy tiene la posibilidad de dar un paso adelante hacia los dieciseisavos de final de la Liga Europa, la segunda competición continental, a la que ya se unirán los terceros de la Liga de Campeones proponiendo partidos más emotivos y de mayor prestigio y abundancia económica. El problema del Athletic frente al Nacional (como frente a otros equipos de la Liga española) es que se siente superior pero luego no lo manifiesta. De hecho, ante el flojo equipo de Funchal sufrió lo indecible para llevarse el partido tras el gol de Ruben Micael. Es decir, el Athletic se siente superior, pero poco fiable. Además, se enfrenta a un equipo poco cohesionado y que juega en un estadio de 5.000 personas al que apenas acuden las dos terceras partes, lo cual no se sabe nunca si es una ventaja o un problema añadido. Los pequeños estadios como los estadios vacíos desmotivan en exceso cuando estás acostumbrado a lucirte (o deslucirte) en grandes auditorios. Lo decía Fidel Uriarte: "A mí que me aplaudan o que me chillen, nunca el silencio".

Además, el Athletic tiene hoy la posibilidad de liberarse de estrés físico y mental que suponen las tres competiciones. Un triunfo en Portugal le clasifica y por tanto le redime de muchos esfuerzos en los siguientes partidos ante el Werder Bremen en San Mames y el Austria en Viena; contra el primero, para luchar por el primer puesto, contra el segundo, para desagraviar la eliminación de la UEFA en 2005 . Los cambios en la alineación tendrían, entonces, mucho más sentido. Y la competición, además, no se reanuda hasta el mes de marzo, lo que descarga el calendario y le permite centrarse en la competición fetiche, la Copa del Rey, si el Rayo no lo impide el próximo miércoles en el partido de vuelta (21.00), tras el duro traspiés de Vallecas.

De momento, Caparrós se ha llevado a 20 jugadores dejando fuera a los lesionados, sin mayores novedades, e incluyendo a Díaz de Cerio que regresa tras su lesión y quizás podría disputar algunos minutos en función del partido. También, quizás, Caparrós sólo quiera reintegrarle a la vida del grupo y al final sea uno de los dos descartados.

El técnico rojiblanco ya se ha quejado del agobio físico que conlleva las tres competiciones, aunque cada año se lucha por estar en ellas sin que valga lamentarse después por haberlo conseguido. Ante el Nacional, el Athletic tiene la posibilidad de visar su pasaporte europeo. Si pierde, tampoco se acabará el mundo. Quedarán dos partidos para conseguir una victoria, por la mínima, sobre mínimos.

Llorente en el corazón

El entrenador del Nacional de Madeira, Manuel Machado, adelantó ayer que espera un duelo equilibrado y ha elogiado al ariete internacional Fernando Llorente. "No vamos a hacer grandes alteraciones en el núcleo duro del equipo ni en el once base, tampoco en nuestro estilo de juego, con el que ya trabajamos hace un año y medio", aseguró Machado, quien lamentó que su equipo haya recibido muchos goles en los tramos finales de los partidos. El técnico del Nacional resaltó sobre todo la calidad de Llorente, que en el choque de hace dos semanas en Bilbao marcó el gol del triunfo del Athletic, y considerada que su "gran margen de progresión" le servirá para alcanzar "con seguridad" un club de primera fila dentro de algún tiempo. Machado dispondrá de la mayoría de su plantel, cuya estrella es el luso Rubén Micael, aunque hasta última hora no se confirmará la participación del centrocampista esloveno Nejc Pecnik.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_