Los piratas exigen la liberación de sus compañeros presos para negociar el rescate del 'Alakrana'

Amenazan con entregar parte de la tripulación española a los familiares de los que están detenidos en España.- Zapatero habla hoy en el Congreso sobre la situación del atunero vasco secuestrado

Los piratas somalíes que retienen al atunero vasco Alakrana amenazan con entregar parte de la tripulación española del barco a los familiares de sus dos compañeros capturados por la Armada de España y enviados a Madrid, donde permanecen en prisión y a disposición de la Audiencia Nacional. El barco fue secuestrado el pasado 2 de octubre con 36 tripulantes a bordo, de los que 16 son españoles, en aguas internacionales cercanas a Somalia.

En una conversación telefónica por satélite con Efe desde el puerto de Haradhere, en la costa central somalí, cerca de donde se encuentra retenido el Alakrana, uno de los líderes de los piratas, Hussein Badmax, ha pedido a los familiares de la tripulación española "que presionen" al Gobierno español para que libere a sus compañeros "en cinco días". Si ese plazo no se cumple, asegura que entregará a algunos secuestrados a los familiares de los detenidos en España.

Más información
La Audiencia ordena realizar otra prueba al pirata para determinar su edad

Precisamente este martes, el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, informa al pleno del Congreso, a petición del PNV, de la situación del pesquero "Alakrana", en una sesión en la que el Gobierno responde también a una interpelación del PP sobre al indefensión de los atuneros que faenan en aguas del Índico.

El pirata ha insistido en que su banda no iniciará negociaciones para el rescate si no son liberados sus dos compañeros. "El Gobierno español está creando confusión", asegura. "Le advertimos que debía obedecernos y liberar a nuestros dos compañeros, pero no lo hizo y ahora el momento y las condiciones son más graves y serias", añade. El capitán del Alakrana, el jefe de máquinas y algunos de los tripulantes, según Badmax, habían sido autorizados a hablar con sus familias, pero ahora los piratas han paralizado esos contactos porque exigen que los detenidos en España puedan hablar antes con sus familias.

Badmax dice también que ha mantenido un encuentro con familiares de sus dos compañeros presos en España. "Sospechan que estamos ya negociando con los propietarios del barco sin su conocimiento y que soltaremos el buque sin considerar la situación de los muchachos que ellos han perdido", ha explicado, por lo que, según él, "necesita que sean liberados, pues de otro modo tendré que obedecer la petición de los familiares y entregarles a algunos de los tripulantes".

El pirata no quiso hacer comentarios sobre la polémica en España en torno al joven Abdu W., cuya edad indeterminada (entre 17 y 19 años) ha creado un conflicto de competencia judicial al no poder precisarse si es o no mayor de edad. "Para nosotros no es la cuestión. Deben soltarlos sin considerar la edad", ha dicho. Hoy mismo la Audiencia Nacional comienza a estudiar qué órgano es el competente para asumir el caso.

Por otro lado, indicó que la liberación de los dos piratas capturados no supondrá una reducción de su demanda de rescate: "No vamos a llegar a ningún compromiso ni a reducir nuestras demandas de rescate. Ahora estamos hablando de que liberen a nuestros colegas y, una vez que lo hayan hecho, hablaremos de cómo liberar el barco".

Los ataques de los piratas somalíes han aumentado en el último mes, con el fin del monzón en la zona del Índico, lo que ha hecho mejorar las condiciones meteorológicas para sus acciones, pese a la presencia de buques de guerra de más de una veintena de países en esa zona para evitar sus abordajes.

Este mismo martes, un pirata que aseguró llamarse Shamun Indhobur y hablar también desde Haradhere, dijo a Efe por teléfono satélite que la misma banda que abordó el Alakrana tiene secuestrado un yate con una pareja de ciudadanos británicos desde el viernes pasado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS