Zapatero a Obama: "He esperado mucho tiempo, pero ha valido la pena"

El presidente del Gobierno ha iniciado su gira por Oriente Próximo en Damasco, donde ha trasladado su deseo de paz al pueblo sirio

"He esperado mucho tiempo, pero ha valido la pena", le contestó José Luis Rodríguez Zapatero al presidente de EE UU, Barack Obama, el pasado lunes, cuando éste le recordó que era su primera reunión en la Casa Blanca. Así lo ha explicado el jefe del Gobierno español en un encuentro informal con periodistas a su llegada a Damasco. "Es una persona muy agradable, de trato cercano, a la vez que extremadamente riguroso. Escucha y escucha de verdad", dijo Zapatero de Obama.

El presidente español dio por cumplidos los objetivos de su primera visita oficial a EE UU en cinco años y medio de mandato. "La posición de España en el marco de los grandes temas de seguridad se ha encarrilado. Hay un status quo que es el adecuado, el que nos corresponde como país, con una interlocución fluida y fácil con la Administración norteamericana", resumió.

Más información
19 horas en Washington... y a Damasco
De la retirada de Irak al repliegue en Kosovo
Zapatero promete a Obama enviar más guardias civiles a Afganistán

Distinguió entre los temas clásicos de la agenda bilateral, como Afganistán y América Latina, respecto a la que dijo que "está por construir un modelo de cooperación entre España y Estados Unidos", de otros nuevos como la implicación en el conflicto de Oriente Próximo y la interlocución con Rusia. También subrayó la importancia de las relaciones económicas entre los dos países.

Zapatero rebajó las expectativas creadas por su anuncio de que España haría una "contribución importante" a la instrucción de las fuerzas de seguridad afganas a través de la Guardia Civil, al señalar que el envío de agentes del instituto armado estará "sujeto a las disponibilidades operativas" y la cifra definitiva "no podrá estar mucho más allá" de los 40 efectivos ya prometidos en abril. Fuentes gubernamentales indicaron que esta aportación podría completarse con la formación en España de agentes afganos.

Respecto a la acogida de ex presos de Guantánamo, aseguró que el asunto no se había abordado, más allá del agradecimiento de Obama por la buena disposición española. Antes de viajar a Washington, Zapatero habló con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien le dijo que, una vez seleccionados dos ex reclusos -un yemení y palestino originario de Gaza- podría negociarse la incorporación de alguno más.

Zapatero le regaló a Obama un facsímil de las capitulaciones de Santa Fe, fundada por españoles hace 400 años, y del primer dólar de la independencia estadounidense, de origen español, así como una guía de Barcelona, ciudad a la que viajó cuando era estudiante. Obama le correspondió con un facsímil de un discurso de Abraham Lincon.

Coordinación en Oriente Próximo

El tema que más tiempo ocupó de la reunión en la Casa Blanca fue el conflicto de Oriente Próximo, una región por la que Zapatero ha iniciado este miércoles su primera gira. Ambos mandatarios acordaron mantener "una coordinación más intensa" durante la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010, en el convencimiento de que "éste es un momento especialmente proclive para que haya avances sustanciales hacia la paz".

Aunque eludió responder si Obama le había encargado alguna gestión, aseguró que "la Administración estadounidense sabe de nuestras buenas relaciones con todos los gobiernos de la zona. Siempre vamos a estar dispuestos a facilitar entendimientos". ¿Qué puede aportar España? "Somos un país que genera confianza", explicó Zapatero, tras subrayar el "valor añadido" del ministro Moratinos, con la experiencia y contactos que acumuló durante sus siete años como enviado especial de la UE a la región.

Moratinos, que acompaña a Zapatero en su viaje, ha asegurado esta tarde en rueda de prensa, junto a su homólogo sirio, Walid al Moallem, que Obama solicitó ayer a España que acompañe los esfuerzos de paz que está desplegando en Oriente Próximo empleando su "influencia" en la zona. Fuentes gubernamentales indicaron que se trata de que España contribuya presionando a aquellos actores, como Siria y Palestina, con los que mantiene mejor relación y quienes, pese al cambio que representa Obama, recelan del sesgo proisraelí de la Administración estadounidense.

Los objetivos clave, en este momento, son la reconciliación palestina y la congelación de los asentamientos israelíes. En el primer frente hubo una buena noticia al anunciarse un principio de acuerdo entre las dos facciones palestinas, Fatah y Hamas. Zapatero, no obstante, se mostró cauto: "La historia del proceso de paz es una historia de frustraciones. Hay que hacer grandes esfuerzos para obtener pequeños resultados".

Visita a la Gran Mezquita

Zapatero ha iniciado su gira por Oriente Próximo en Damasco con una visita a la Gran Mezquita de los Omeyas, hermana mayor de la de Córdoba, donde ha deseado al imán que le dio la bienvenida que "sus plegarias nos lleven a una paz en toda la región, a una paz de todos los seres humanos como hermanos". Durante su paseo por el bazar de la capital Siria fue ovacionado desde algunos balcones y saludado por turistas españoles. Una reacción muy diferente a los abucheos que cosechó en Madrid durante el desfile de la Fiesta Nacional del pasado lunes. Posteriormente, almorzó con el primer ministro sirio Mahmmud Naji al-Otari, antes de ser recibido por el presidente Bachir El Assad.

Entrevista a Al Jazeera

La cadena qatarí de televisión Al Jazeera ha difundido una entrevista a Zapatero en la que sugiere que España, a través de Moratinos, ha realizado gestiones discretas para desbloquear el proceso de paz en Oriente Próximo. "La verdad es que hemos trabajado y actuado en muchos frentes en la zona. Otra cosa es que [no] hayamos querido tener un protagonismo excesivo. Pero se sabe que en lo que afecta a Siria, Jordania o Palestina, España ha jugado un papel determinante. La tarea en Oriente Medio es una tarea discreta, prudente, y desde luego se recurre a España muchas veces. España hace su trabajo y lo que importa es que salgan los frutos", declara.

Zapatero se muestra contrario a fijar una fecha para la salida de las tropas internacionales de Afganistán, pero aboga por marcar una serie de hitos para que las autoridades afganas vayas asumiendo responsabilidades en materia de seguridad. "Tenemos que tener un objetivo y un horizonte de salida", asegura.

Zapatero escucha a un guía durante su visita a la Gran Mezquita de Damasco.
Zapatero escucha a un guía durante su visita a la Gran Mezquita de Damasco.AFP
Cinco años y medio han pasado desde la última vez que vimos a un presidente español entrar en el despacho oval. Zapatero se reunió con el presidente de los EE UU, Barack Obama, con el que se comprometió a reforzar la presencia española en Afganistán. El mandatario español insistió en las buenas relaciones económicas entre ambos países durante la hora y media de entrevista, en la que también hablaron sobre el cierre de Guantánamo.Vídeo: AGENCIA ATLAS
Ha conversado con el imán de la mezquita de los omeyas y ha paseado por el zocoVídeo: AGENCIA ATLAS

La AUGC rechaza la oferta de Zapatero de enviar más guardias civiles a Afganistán

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se ha mostrado hoy en contra de la oferta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a Estados Unidos de enviar un nuevo contingente del instituto armado a Afganistán para formar a las fuerzas de seguridad de aquel país.

En declaraciones a Efe, el secretario de Comunicación de AUGC, Juan Antonio Delgado, ha asegurado que Zapatero "se ha vuelto a equivocar" con la Guardia Civil, y ha recordado que Afganistán es "una zona de guerra". Delgado ha afirmado que para llevar a cabo la nueva misión en aquel país la Guardia Civil necesita blindados y material adecuado del que ahora carece.

"Los guardias civiles no hemos sido formados para este tipo de misiones, por lo que es muy peligroso", ha alertado el portavoz de la principal asociación de guardias civiles, quien se ha mostrado favorable a desarrollar misiones en el exterior, pero eso sí, con las debidas garantías de seguridad para los agentes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS