Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los constantes abucheos a Zapatero marcan el desfile del Día de la Fiesta Nacional

El Gobierno y el Parlamento vascos acuden a la parada por primera vez.- La Legión vuelve a ser la más aplaudida

Un año más, los abucheos al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, han marcado el inicio del desfile militar del Día de la Fiesta Nacional. Sin embargo, este año los gritos y silbidos al jefe del Ejecutivo no se han ceñido a su llegada y marcha del palco desde el que ha visto el desfile, sino que han sido constantes durante la hora y media que ha durado el acto. Parte del público ha proferido gritos de "fuera, fuera" y "Zapatero dimisión". Gritos que se han reproducido ya con los Reyes presentes tras interpretarse el himno nacional, informa Natalia Junquera.

Las cámaras han captado una conversación entre Zapatero y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a cuenta de los abucheos. El presidente del Gobierno asegura que "ya forman parte del rito" a lo que Gallardón responde que "podían elegir otro día" para protestar contra el Ejecutivo porque hacerlo un día como hoy es "una falta de respeto".

Tras el desfile y la recepción de los Reyes en la Zarzuela, Zapatero ha partido hacia Estados Unidos, donde este martes se reúne con el presidente del país, Barack Obama. Precisamente, en la recepción se ha conocido que los Reyes también serán recibidos por Obama en un viaje oficial que tendrá lugar antes de Navidad.

El desfile lo han presidido los Reyes, los Príncipes de Asturias, la infanta Elena y los Duques de Palma, que han sido recibidos en la plaza de Lima por Zapatero; la ministra de Defensa, Carme Chacón; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde madrileño, entre otros, también han acudido a la cita.

Entre las autoridades ha destacado el consejero del Interior y coordinador del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, quien ha acudido al evento en representación del Gabinete de Patxi López. Se trata de la primera vez que el Gobierno vasco asiste al desfile de las Fuerzas Armadas.

Ares se ha mostrado "orgulloso" de representar en el desfile militar al "Gobierno vasco y por tanto al conjunto de la sociedad vasca" y considera su presencia "un acto de normalidad democrática de un gobierno autonómico que surge del Estatuto, un Estatuto que está marcado en la Constitución".

Además de Ares, la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, también ha acudido a los actos en la que será la primera participación de un presidente de la Cámara autonómica en esta celebración.

Quien por segundo año consecutiuvo no ha acudido al acto es el presidente de la Generalitat de Cataluña, el socialista José Montilla.

La Legión, la preferida

En el desfile, que por motivo de las obras en la plaza de Colón se ha desarrollado entre la plaza de Cuzco y la confluencia entre el Paseo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde de Madrid, han participado más de 4.200 militares, 209 vehículos y 58 aeronaves de las Fuerzas Armadas. La parada la han presidido Don Juan Carlos y doña Sofía, que han estado acompañados por los Príncipes de Asturias, la infanta Elena y los Duques de Palma.

Tras la llegada de los Reyes, un equipo de la Patrulla Paracaidista Acrobática del Ejército del Aire (Papea) se ha lanzado desde un avión C-212 para tomar tierra con la Bandera Nacional ante la tribuna de autoridades. Con el izado se ha homenajeado a la Enseña Nacional y a los que han dado su vida por España, al son de La muerte no es el final.

Tras estos homenajes se ha iniciado la parada militar, que en esta ocasión no ha comenzado con el desfile aéreo sino con el desfile terrestre, sección de motos de la Guardia Real encabezando la Agrupación Motorizada.

Antes de la Agrupación Acorazada-Mecanizada, han desfilado los veteranos y la Unidad Militar de Emergencias (UME) y una compañía de la Guardia Civil. Le han seguido los carros de combate de la Brigada de Infantería Acorazada Guadarrama XII, de la Brigada de Caballería Castillejos II, del Tercio de Armada de Infantería de Marina, de Artillería Autopropulsada, Zapadores y Agrupación de Transporte.

A continuación, ha comenzado el desfile aéreo con los aviones de combate F-18, Mirage F-1, F-5 y Eurofigther, que ha concluido, tras la pasada de aeronaves de la Armada y de Tierra, con la Patrulla Águila que con sus siete reactores dibujará los colores de la enseña nacional en el cielo madrileño.

De vuelta al desfile terreste, la primera Agrupación a Pie ha estado encabezada por la Guardia Real y ha incluido las banderas y estandartes de algunas de las unidades que desfilan. Le ha seguido una compañía con banderas de la ONU, UE Y OTAN junto con los guiones de unidades que han participado en misiones en el exterior a lo largo de estos últimos veinte años.

Este año se conmemora el vigésimo aniversario de la participación española en misiones de paz. En estos momentos, España tiene desplegado más de 3.000 efectivos entre Afganistán, Líbano, aguas del Océano Indico y Bosnia i Herzegovina.

Después del desfile de unidades del Ejército del Aire, la Unidad Militar de Emergencias, y la III Bandera Paracaidista, así como otra del Mando de Operaciones Especiales y una de Esquiadores-Escaladores de la Jefatura de Tropas de Montaña "Aragón", han comenzado la tercera y última agrupación.

Esta tercera Agrupación está compuesta por La Legión y Regulares, unidades con paso específico. Con una cadencia rápida de 160 pasos por minuto, desfilarán unidades una Bandera del Tercio "Gran Capitán" 1º de la Legión con base en Melilla y, después, más lento a 90 pasos por minuto, los Grupos de Regulares 52 y 54 de Melilla y Ceuta, respectivamente.

Un año más, La Legión ha sido la unidad más apludida por el público del desfile.

La parada la han cerrado las unidades a caballo, compuestas por la Sección Hipomóvil de la Guardia Real y el Escuadrón de Sables de la Guardia Civil.

El broche final se ha producido cuando la unidad de la Armada ha arriado la bandera nacional que ha presidido la parada militar.

Sin menciones al 'caso Gürtel'

Durante la tradicional recepción que ha ofrecido la Familia Real con motivo de la Fiesta Nacional, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha eludido todo tipo de comentarios sobre la apertura del sumario del caso Gürtel, a pesar de las insistentes preguntas de los periodistas. Respecto a las repercusiones en Valencia, tan sólo ha comentado que aún puede uno darse un baño en el Mediterráneo y ha recordado una anécdota de su pasado como recluta del Ejército.

El actual líder del PP cumplió el servicio militar obligatorio en Valencia, en un destino donde adjudicaban a cada soldado un cometido en función de sus estudios, y, al explicar que él era registrador de la propiedad, le destinaron al servicio de limpieza.

El Rey se entrevistará con Obama antes de final de año

El Rey se entrevistará con el presidente de EE UU, Barack Obama, en la Casa Blanca, antes de final de año, según ha confirmado hoy el monarca en una conversación con periodistas durante la recepción oficial del Día de la Fiesta Nacional. Este anuncio se ha producido en víspera del encuentro en Washington del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el mandatario norteamericano.

Será la primera reunión entre don Juan Carlos y el presidente estadounidense desde que Obama relevó a George W. Bush al frente de la Administración americana. El Rey se entrevistó en dos ocasiones con George W. Bush: en marzo de 2001 en Washington y en noviembre de 2004 en el rancho del presidente de Estados Unidos en Crawford (Texas), un almuerzo al que también acudieron la Reina, George Bush padre y Laura Bush.

Han sido numerosos los viajes de los Reyes a EE UU, de hecho fue el primer país que visitaron en junio de 1976 tras ser proclamados Jefes de Estado. Desde entonces dos Juan Carlos se ha entrevistado con Ronald Reagan dos veces (1981 y 1987), con George Bush otras tantas (1991 y 1993), con Bill Clinton en tres (1995 y 2000, en dos ocasiones) y con George W. Bush en otras dos (2001 y 2004).

El asesor de seguridad nacional de Barack Obama, James Jones, aseguró recientemente que la Administración estadounidense está deseando que el Rey visite Estados Unidos tras el viaje oficial que realizará Zapatero la próxima semana.

Más información