Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronca y pañolada del PP a Zapatero en el Senado

La sesión del control de la Cámara Alta concluye con un monumental enfrentamiento entre socialistas y populares.- Javier Rojo llama al orden

Los senadores del PP han pedido hoy la oreja del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el presidente les acababa de llamar "insolidarios" al responder a una pregunta de su jefe de filas, Pío García Escudero, sobre la subida de impuestos. Como no tenían pañuelos de tela a mano, los parlamentarios del PP han recurrido a sus carpetas, folios y papeles oficiales con el orden del día para hacerlos ondear en alto y hacer visible su requerimiento. El presidente del Senado, Javier Rojo, les ha tenido que llamar al orden y recordarles que estaban en el Parlamento.

Zapatero había asegurado, en la primera sesión de control al Gobierno de este curso político, que había una "mayoría" de la sociedad que aceptaba la subida de impuestos, porque son "ciudadanos solidarios que saben y que están de acuerdo en hacer un pequeño esfuerzo" en este momento de crisis. En su respuesta a la pregunta de Pío García Escudero, Zapatero ha acusado a los populares de "no haber hecho nunca una política de solidaridad", razón por la que "les suena tan extraño" que el Gobierno busque esa solidaridad por parte de los ciudadanos subiendo la tributación.

Es entonces cuando ha estallado la pañolada. Mientras los senadores socialistas se levantaban de sus escaños para aclamar a Zapatero, los del PP se llevaban las manos a la cabeza, entre risas y voces, hasta que algunos comenzaron a agitar sus papeles mientras gritaban "¡La oreja, la oreja¡".

La "neolengua" y la T-4

Un comentario de García Escudero sobre la "neolengua" con la que a su entender Zapatero intenta camuflar la realidad ha sentado muy mal en las filas socialistas. "El atentado de la T-4 fue para usted un accidente; la negociación con ETA un proceso de paz; la crisis económica era una desaceleración, nuestra participación en la guerra de Afganistán, una misión de paz. Y ahora, la mayor subida de impuestos de la democracia es un 'pequeño esfuerzo solidario y temporal", le había reprochado.

Rodríguez Zapatero le ha afeado que tuviera que recurrir al atentado de ETA contra la T-4 de Barajas -donde murieron dos personas-; "Muy mal debe de andar de argumentos. Qué mal estilo", ha sido la consideración que le han merecido sus palabras.

Por lo demás, García Escudero ha advertido al jefe del Ejecutivo que va a "castigar" a las familias, los pensionistas y los parados y no se ha resistido a invocar el espectro de Solbes para anunciarle que se va a quedar "más solo que la una".