Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En dos horas, todo el pueblo ardía. Era un infierno"

El incendio de la Palma arrasa 2.700 hectáreas. -Hay 30 viviendas afectadas, siete de ellas declaradas "siniestro total"

El fuego alcanzó la casa de Héctor cuando ayudaba en la extinción del incendio del pueblo de al lado. "Estábamos apagando fuegos en Mazo, pero las llamas saltaron la carretera y fueron imparables. En dos horas, Fuencaliente ardía. Era un infierno". El incendio que el viernes pasado se originó en la isla de La Palma y que ha arrasado 2.700 hectáreas, principalmente en estas dos localidades canarias, apenas concedió tregua a los vecinos de Fuencaliente. Eran algo más de las 4 de la mañana de la madrugada del 1 de agosto. Las campanas de la iglesia, las llamadas de los vecinos y "Cela con su megáfono" permitieron evacuar a la población. "Ha sido un milagro que todo el mundo haya sobrevivido", sentencia Héctor.

La carretera de Mazo que el fuego logró vencer para llegar a Fuencaliente era un punto estratégico. "Si las llamas la atravesaban, estábamos perdidos", se lamenta Héctor. Al otro lado, un campo con pequeños grupos de pinos abren paso a un espeso pinar que se extiende hasta Fuencaliente. "Por eso, cuando el fuego saltó la carretera, llamé a mi casa para que estuvieran atentos, pero cuando logré llegar, ardía toda la parte de atrás", continúa este vecino de La Palma, que critica la ausencia de los servicios de emergencia: "Nadie vino a avisarnos y había gente que estaba durmiendo".

Eduardo, dueño del Bar Parada, también habla de milagros. "Intenté llamar a todos los que pude pero me angustiaba la gente que quedaba atrás sin avisar. Milagrosamente salió todo el mundo". Los fuertes vientos y las altas temperaturas precipitaron el avance del incendio, que en pocas horas atravesó el pueblo. "Yo sólo he perdido una bodega de vinos pero hay gente que lo ha perdido todo", clama Eduardo, con el temor de que declaren el lugar "zona catastrófica porque los seguros no pagarán".

Con el incendio ya controlado, los cerca de 2.000 habitantes de Fuencaliente se despertaron este martes con la tarea de "limpiar las cenizas de las casas" y de hacer recuento de los daños, "unas 70 construcciones dañadas, de las cuales 30 son hogares", explica el alcalde de la localidad, Gregorio Alonso. Siete viviendas han sido declaradas "siniestro total". Por el momento, el Cabildo de La Palma ha concedido bonos de 300 euros a las familias para la compra de ropa y alimentos. Además, el Consejo de Gobierno de Canarias aprobó este lunes un decreto de ayudas de hasta 8.500 euros para las familias cuyas viviendas se han visto afectadas por los incendios forestales.

Las causas de incendio, que investiga el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, aún no están claras. Las declaraciones de los testigos apuntan a que el fuego, que se originó en el barrio de Tigalate de la Villa de Mazo, fue provocado por varios cohetes lanzados con motivo de las fiestas de este distrito.