Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España no extradita a Rusia a un español perseguido por su vinculación con la petrolera Yukos

En 2005 fue detenido y torturado en Moscú, según la defensa, aunque en 2007 logró escapar

El Gobierno de España ha rechazado la petición de Rusia de extraditar a Antonio Valdés García, ciudadano español que llegó a tener un cargo de responsabilidad en las estructuras de la petrolera Yukos y que es acusado en Moscú de haber participado en los esquemas de evasión fiscal de aquella compañía fundada por Mijaíl Jodorkovski. Valdés García nació en la URSS en 1971 como hijo de un "niño de la guerra" español y de madre rusa y obtuvo la nacionalidad española en 1997, conservando además la nacionalidad rusa. En su pasaporte español figura como Antonio Valdés Seibatdalov.

La petición de extradición presentada en junio y denegada el 26 de ese mes, según el abogado Manuel Ollé Sesé, ha sido el último paso de la Fiscalía rusa para involucrar a Valdés García como acusado en el segundo juicio contra el ex magnate Jodorkovski que se celebra actualmente en Moscú. Antes, la Justicia rusa trató de persuadirle de que actuara como testigo contra Jodorkovski, pues el español había dirigido Fargoil, una compañía situada en la región de Mordovia que Yukos ha sido acusada de utilizar para defraudar al fisco y blanquear dinero.

Tras la detención de Jodorkovski en octubre de 2003, Valdés abandonó Rusia y se instaló en Madrid. Sin embargo, en 2005 las autoridades rusas lograron convencerle de que volviera a Moscú para declarar. A su llegada, en junio de 2005, fue detenido, interrogado y torturado en unas dependencias especiales situadas en Istra, en las cercanías de Moscú, con el fin de obtener una declaración acusatoria contra Jodorkovski, según manifestó el mismo Valdés en un mensaje certificado enviado a la Fiscalía Rusa desde España el pasado abril. Con múltiples lesiones, entre ellas conmoción cerebral, ruptura de huesos y dientes, tuvo que ser internado en un hospital de Moscú. Después, sus torturadores le exigieron que firmara una declaración conforme a la cual se había caído de una ventana, según la misiva enviada por Valdés, en la que se acusa con nombre y apellido a cuatro personas, a saber un funcionario del ministerio del Interior y tres fiscales de Instrucción.

Valdés logró escapar de Rusia

Valdés García comenzó a ser juzgado en Rusia pero a principios del año 2007, escapó a pesar de las muletas y la vigilancia de la que era objeto. Las circunstancias de la fuga son misteriosas y no queda claro si recibió ayuda para lograr su objetivo. Informes periciales médicos realizados a Valdés en España muestran secuelas de lesiones que podrían haber sido provocadas por torturas, según dijo desde Madrid Manuel Ollé Sesé. Según la defensa, la noche del 7 de agosto de 2005, en un lugar cercano a Istra, en las afueras de Moscú, Valdés fue precipitado desde una altura aproximada de 6 metros sufriendo por ello graves lesiones y siendo obligado a declarar que había sufrido un accidente.

El Consejo de Ministros de España decidió no dar luz verde para extraditar a Valdés García basándose en que se trata de un ciudadano español y el principio de reciprocidad con Rusia que no extradita a sus ciudadanos.Valdés García y su abogado alegaron que en Rusia no había condiciones para esperar un juicio justo y su abogado insistió en que podía ser objeto de persecución política. El defensor Ollé Sesé argumentó que existía un riesgo considerable de que fuera sometido a tortura y tratos inhumanos o degradantes. A la vista de la decisión del consejo de ministros, el 6 de julio el Juzgado Central de instrucción número uno de la Audiencia Nacional archivó el procedimiento de extradición pedido por la justicia Rusa.