Controlado el incendio de Mojácar

El dispositivo de extinción continuará refrescando la zona durante la jornada de hoy.- Las 3.000 personas desalojadas de sus viviendas regresan a sus casas

El incendio que desde el jueves asola el paraje natural de Sierra de Cabrera (Almería) y que ha obligado a desalojar a casi 3.000 personas de sus viviendas en Mojácar ha sido controlado esta mañana, según han informado fuentes del INFOCA. Los servicios del INFOCA mantienen un dispositivo de refresco en la zona del incendio, que ha afectado a 2.600 hectáreas de matorral y monte bajo.

Hasta la zona se han desplazado casi 300 profesionales del dispositivo de emergencia junto a unidades especiales, como la de Meteorología y Transmisiones, la Unidad de Análisis y Seguimiento de Incendios Forestales, maquinaria pesada, vehículos autobomba y 16 aeronaves. Además, los trabajos han sido apoyados por personal de la Unidad Militar de Emergencias, Grupo de Emergencias de Andalucía, así como bomberos locales, agentes de la policía autonómica, local y Guardia Civil y miembros de Protección Civil y Cruz Roja. Después de que el nivel de alerta haya pasado de 2 a 1 a primeras horas de la mañana y de 1 a 0, el dispositivo ha sido reducido a entre 70 y 75 personas.

Más información
Mojácar pedirá la declaración de zona catastrófica tras el incendio

El principal problema para la población es ahora el suministro de electricidad en la localidad de Mojácar y sobre todo de agua, al quedar toda la comarca de Bajo Almanzora sin suministro por los daños sufridos en las instalaciones en la zona de la empresa suministradora.

Las causas del incendio se desconocen de momento, mientras la Brigada de Investigación de Incendios Forestales, adscrita al dispositivo INFOCA, continúa investigando.

Imagen de Mojácar, cuyos alrededores han sido quemados en el incendio activo desde el jueves
Imagen de Mojácar, cuyos alrededores han sido quemados en el incendio activo desde el juevesJULIÁN ROJAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS