Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El camino que va de San Cugat a Torrevieja

El primero es el ayuntamiento que más información aporta a los ciudadanos mientras que el último es el que menos, según un estudio de Transparencia Internacional.- Valencia no rellenó el cuestionario

El Ayuntamiento barcelonés de San Cugat del Vallès (76.274 habitantes y gobernado por CiU) es el más claro en su gestión, información al ciudadano, contrataciones de sus servicios, situación económica financiera y urbanismo y obras públicas, mientras que el alicantino de Torrevieja (101.381 habitantes, PP), el que menos. Así se desprende de los resultados del Indice de Transparencia de los Ayuntamientos en 2009, que elabora la organización Transparencia Internacional-España. En esta segunda edición, la ONG ha analizado los 110 principales ayuntamientos del país a través de 80 indicadores. Respecto al informe de 2008, la transparencia ha mejorado 12 puntos porcentuales y se sitúa en 64.

Catorce corporaciones logran un sobresaliente y suspenden 30

Los estudiados son todos municipios de más de 65.000 habitantes, en los que reside la mitad de la población. Sólo 18, entre ellos Almería y Valencia, no han colaborado con el cuestionario que les envían, aunque de todas formas han sido evaluados. En rueda de prensa esta mañana, su presidente, Jesús Lízcano, ha señalado que San Cugat ha obtenido una puntuación media general de 98,8 sobre 100, en tanto que se han situado en segundo lugar y con idéntica puntuación (97,5) los de Alcobendas, Avilés, Bilbao, Gijón y Mataró, frente al nivel más bajo, los 17,5 de Torrevieja. Junto a Torrevieja, los que peor parados resultan en el estudio son los consistorios de Vélez-Málaga (Málaga) y Soria, con 20,0; León y Ponferrada (León), con 23,8, y Pozuelo de Alarcón (Madrid), con 30,0.

El "mejor antídoto" contra la corrupción

Entre las grandes ciudades, siguen de cerca a Bilbao Sevilla (séptimo lugar, con 93,8 puntos), Madrid (décimo, con 91,3) y Barcelona (undécimo, con 90,0), todo lo contrario que Valencia, que con 43,8 puntos figura en el puesto 88 de la lista. Lízcano ha destacado que las puntuaciones de este año son "notablemente más altas" que las del año pasado, con una nota media de 64 frente a los 52 de 2008. En las cinco áreas, ha continuado, han mejorado, especialmente en la de urbanismo y obras pública, con una subida de casi 22 puntos (72,2 ante un 48,4 del año pasado). En esta edición 79 corporaciones han superados los 50 puntos y, mientras en 2008 sólo el Ayuntamiento de Bilbao obtuvo la calificación de sobresaliente, en ésta lo logran 14.

Suspenden 30. En cuanto a la metodología, Lízcano ha explicado que la organización envía a los ayuntamientos un cuestionario prerrellenado con una puntuación provisional relativa a esos 80 indicadores y que la mayoría de ellos mejoran esa información que ofrecen públicamente a los ciudadanos a través de su página web. Por el tamaño, los ayuntamientos más grandes han sido los que han obtenido una mayor puntuación media, seguidos de los medianos y los pequeños son los de menor nota. Los gobernados por alcaldes tienen una puntuación media algo superior, 64,7 puntos, que los que tienen alcaldesa, 61,3, y las capitales de provincia suman 64,2 puntos de media.

En cuanto al hecho de que aprueben algunos municipios, como Coslada (80) o Majadahonda (53,8), presuntamente implicados en casos de corrupción, el catedrático Manuel Villoria ha precisado que estos índices no son de corrupción sino de transparencia informativa, "instrumento clave para luchar contra la corrupción que se caracteriza por su opacidad".

Lízcano ha insistido en que la transparencia es el "mejor antídoto" contra la corrupción pero "no garantiza nada" y en que los indicadores que utiliza la organización son "datos contrastados y empíricos". El patrono vitalicio de la Fundación Ortega y Gasset, Antonio Garrigues, ha considerado que la corrupción está avanzando en el mundo, un fenómeno que, con voluntad política y ciudadana, sería perfectamente corregible. Ha reconocido que hasta ahora los ayuntamientos han sido "focos de corrupción", aunque mejoran según los índices y les ha animado a ser más transparentes.