Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TS eleva la pena del joven que en 2006 dejó en coma a un guardia urbano con una pedrada

La sentencia del tribunal dice que la acción delictiva de Rodrigo Andrés L.H. fue "intencional y querida"

El Tribunal Supremo (TS) ha elevado de cuatro años y medio a cinco la pena para Rodrigo Andrés L.H., que en 2006 dejó en coma a un guardia urbano de Barcelona de una pedrada. Según la sentencia, Rodrigo Andrés L.H. actuó de manera intencional y querida.

Los hechos ocurrieron el 4 de febrero de 2006 en una fiesta en una casa okupa en la calle Sant Pere més Baix del distrito de Ciudat Vella de Barcelona. El joven, junto con otros seis acusados, se dirigió a una patrulla de la Guardia Urbana apostada cerca de la fiesta y les increpó al considerarles responsables de que no les dejaran entrar en el local. Posteriormente lanzó una piedra a la cabeza del agente, dejándole en coma y causándole lesiones que finalmente le dejaron en estado vegetativo.

Según la sentencia, a L.H. se le condena por los delitos de lesiones dolosas, lesiones imprudentes y atentado. "La posibilidad de ir a dar con la piedra sobre una de las personas tomadas ilegítimamente como blanco, incluso golpeándole en la cabeza, sí estaba dentro de lo que racionalmente podría esperarse -continúa el documento-. La piedra tenía un volumen apto para conferirle un particular potencial lesivo, que es lo que la convierte en medio peligroso".

El tribunal también eleva la condena por lesiones dolosas a Alex C.A. y Juan Daniel P.G., de tres años y tres meses a tres años y seis meses . Según la sentencia, hubo un "acometimiento conjunto" de la agresión, y que, además Alex C.A. lanzó una piedra sobre el agente lesionado cuando estaba en el suelo.

Además, los imputados Silvia R.O, Heike B., Jordi M.G. y Alejandro C. de R. deberán pagar menos cantidad de costas procesales porque el Alto Tribunal entiende que no tuvieron la misma responsabilidad que los otros.