Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impide que el Congreso haga una declaración institucional sobre los homosexuales

La Cámara aprueba una declaración de apoyo a los opositores iraníes y otra a la candidatura de la Torre de Hércules como patrimonio de la Humanidad

El PP ha impedido que el Congreso apruebe y lea hoy una declaración de apoyo institucional a los homosexuales perseguidos por su condición sexual, con motivo de la celebración del Día del Orgullo Gay.

Este tipo de declaraciones requiere la unanimidad de todos los grupos y ante la negativa del PP, fue imposible la aprobación de la declaración que impulsaba inicialmente el PSOE, tal y como explica en su blog la portavoz de Igualdad socialista, Carmen Montón. Todos los demás grupos habían dado su apoyo a la declaración.

Por el contrario, la Cámara sí ha aprobado y leído dos declaraciones: una mucho más trascendente de apoyo a los opositores iraníes y de condena de la represión y las irregularidades electorales en Irán y otra de respaldo a la candidatura de la Torre de Hércules (A Coruña) para ser declarada patrimonio de la humanidad. El secretario de la Cámara, Javier Barrero, ha leído esta última, pero no ha podido aprobarse ni leerse la que pretendía condenar la persecución por la orientación sexual.

El portavoz adjunto del PP, José Luis Ayllón, asegura que el PSOE les propuso la declaración institucional sobre los gays, mientras se perfilaba la de las elecciones de Irán que los populares propusieron inicialmente. Sin embargo, asegura que la Cámara mantiene un criterio restrictivo sobre este tipo de declaraciones y que, en su opinión, no encaja en las condiciones que se establecen en otras ocasiones.

Así, explica que no se refiere a un día internacional, sino a un acto social; tampoco a un acontecimiento de derechos humanos; ni la falta de declaración institucional impide que se celebre, ni es de respaldo a una ciudad o una organización, como sí ocurre con la de la Torre de Hércules o, en otros casos, con la los Juegos Olímpicos de Madrid.

El proyecto de declaración decía: "Nuestra Constitución, en su artículo 14, consagra el derecho de todas las españolas y españoles a no ser discriminados por "razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". Los avances sociales en la lucha contra cualquier tipo de discriminación deben entenderse, por tanto, como progresos colectivos en el camino hacia una sociedad más justa y equitativa.

La homofobia y la transfobia es una de las formas de odio más extendidas, encontrando reflejo, aún en la actualidad, en la legislación de numerosos países del mundo. Esta situación, fruto de la incomprensión, el miedo y rechazo a lo desconocido, requiere de mayores esfuerzos, si cabe, hasta lograr una igualdad real.

La sociedad española aparece hoy como un modelo a seguir por muchos otros países del mundo en cuanto a la alta madurez democrática alcanzada, que se muestra también en la aceptación de la diversidad afectivo-sexual como un hecho normalizado. Esta Cámara ha seguido los pasos marcados por la ciudadanía con la aprobación de instrumentos normativos que garantizan la igualdad de derechos y la eliminación de actitudes discriminatorias, dibujando la educación como unos de los ejes sobre los que construir el respeto y la tolerancia.

Estos avances sociales y legales no nos hacen olvidar que continúan existiendo actitudes y situaciones de discriminación y odio hacia las personas transexuales, lesbianas, gays y bisexuales. Por esta razón, con motivo del Día Internacional del Orgullo Lésbico, Gay, Transexual y Bisexual, reafirmamos nuestro compromiso con esta Declaración, para esforzarnos día a día por lograr que todas las personas en España, pero también en el resto del mundo, puedan vivir con seguridad y libremente su orientación sexual o su identidad de género".