Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bárcenas solicita al Supremo los documentos que le incriminan

El senador y tesorero del PP hace la petición por "la situación de indefensión en la que se encuentra"

El senador y tesorero del PP, Luis Bárcenas ha solicitado esta tarde al Tribunal Supremo (TS) "todos los documentos" que le incriminan en el caso Gürtel, la trama corrupta que salpica a cargos del PP, dada "la situación de indefensión" en la que, dice, se encuentra y la repercusión mediática que está teniendo este asunto. Entre los documentos que ha reclamado, y que se encuentran bajo secreto de sumario, Bárcenas alude a un informe de la Fiscalía Anticorrupción y otro de la Agencia Tributaria que atribuyen al tesorero del PP un delito contra Hacienda pública y otro de cohecho.

Con la declaración voluntaria, Bárcenas se acoge a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal llevada a cabo en 2002, que abrió la puerta a los parlamentarios que sean investigados por el TS a que puedan participar en las diligencias sin necesidad de tramitar un suplicatorio ante la Cámara correspondiente. Con anterioridad a esta reforma, la admisión a trámite de la causa conllevaba automáticamente la petición de suplicatorio para cumplir con la Constitución, que establece que los parlamentarios nacionales no pueden "ser inculpados ni procesados sin la autorización previa de la Cámara", y con la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que determina que el juez o el tribunal que encuentre "méritos" para procesar a un senador o un diputado se abstendrá de dirigir el procedimiento hasta obtener la correspondiente autorización.

El pasado martes, el juez instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Antonio Pedreira, remitió la causa al TS y pidió a este órgano que llamara a declarar como imputados, con carácter urgente, al senador Bárcenas, al diputado Jesús Merino y al eurodiputado Gerardo Galeote. Lo hizo al descubrir hechos que han puesto de manifiesto la "posibilidad veraz" de que el primero sea responsable de un delito fiscal y de otro de cohecho, y Merino de uno de cohecho.

Según las investigaciones desarrolladas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón antes de inhibirse en favor del TSJM, el senador del PP recibió 1.353.000 euros de la trama liderada por Francisco Correa a cambio de mediar en la adjudicación de obras y de dar a las empresas de éste contratos para la organización de actos del partido. La urgencia con la que Pedreira pide al Supremo que se declare competente y llame a declarar como imputados a los parlamentarios del PP se justifica "para evitar la posible prescripción del delito fiscal" que se imputa a Bárcenas, que dejaría de ser perseguible a finales de este mes.

El próximo lunes, la Fiscalía reclamará al Supremo que asuma la investigación de este caso ante los indicios de delito en la actuación de los parlamentarios populares. Los abogados de Bárcenas dirigieron ya el pasado día 16 un escrito al TSJM en el que solicitaban a este órgano que les tuviera por personados, así como una copia de la citada exposición razonada y de los informes también referidos anteriormente.

Según argumentaban los letrados, el tesorero del PP se encuentra en una situación de indefensión "al verse abocado desde hace meses a un permanente juicio público sobre hechos e imputaciones de los que no puede defenderse". Los mismos argumentos se reiteran en el escrito remitido hoy al Supremo, en el que se solicita trámite de audiencia para que Bárcenas pueda realizar cuantas alegaciones estime oportuno para garantizar su derecho de defensa y un proceso con todas las garantías.

Querella contra EL PAÍS

Bárcenas ha presentado una querella criminal contra EL PAÍS por la información publicada el pasado día 17 en el que le vinculan con el blanqueo de capitales en el Caribe y anuncia que presentará más acciones legales si se pretende incriminarle en "conductas absolutamente inexistentes". En un comunicado, el senador popular añade que la querella tiene por objeto "los delitos de injurias y calumnias que habrían cometido los responsables del mencionado diario" por verter "un auténtico cúmulo de falsedades".

A su juicio, esas informaciones se han publicado "con conocimiento de su falsedad y temerario desprecio a la verdad" y "con la única finalidad de perjudicar gravemente" su reputación e imagen pública "en el seno de una persecución mediática absolutamente reprobable e injustificada". "De igual forma, es mi voluntad informar que continuaré ejercitando cuantas acciones legales me asisten frente al sorprendente comportamiento de quienes han pretendido incriminarme en conductas absolutamente inexistentes", agrega.

Más información