Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae la rama española de una banda de falsificación de tarjetas

La policía detiene a 14 personas en Madrid, Barcelona y Bilbao.- En la operación han colaborado los servicios secretos de EE UU

La Policía Nacional ha detenido en Madrid, Barcelona y Bilbao, a 14 personas, todas ellas de países asiáticos, y ha desarticulado, en colaboración con los servicios secretos de EE UU, la rama española de una banda internacional especializada en falsificar tarjetas de crédito con las que compraban objetos de lujo que luego revendían.

Según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los detenidos compraban números y códigos de tarjetas de crédito por internet a piratas informáticos o hackers por un precio que solía rondar los 300 euros, aunque dependía del tipo de tarjeta, y elaboraban tarjetas con máquinas muy avanzadas tecnológicamente. Una vez practicado el denominado carding, varios miembros de la banda utilizaban las tarjetas en diferentes centros comerciales para comprar productos informáticos, joyas o artículos de perfumería caros. En una ocasión gastaron en un día, con una única tarjeta, 18.000 euros.

A continuación vendían los objetos adquiridos ilegalmente a un precio más bajo del habitual en el mercado y enviaban el dinero a países como China, Malasia o Singapur. El grupo XX de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid ha conseguido, tras seis meses de investigación y en colaboración con los servicios secretos de EE UU, detener a 14 personas originarias de esos países: nueve de ellas en Madrid, dos en Bilbao y tres en Barcelona, de manera que ha quedado desarticulado el grupo de la banda internacional que actuaba en España.

Más de 300 estafas

Los tres cabecillas del grupo han sido arrestados en la capital, en el mismo piso, según han detallado el comisario jefe del Grupo Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), José Luis Conde, y el jefe del citado grupo XX, Oscar Ruiz. A los detenidos se les han intervenido 262 tarjetas de crédito falsificadas, 150 tarjetas blancas con banda magnética, dos impresoras y cuatro grabadoras de tarjetas, una troqueladora, una estampadora y ocho ordenadores portátiles. Con las tarjetas intervenidas se han perpetrado al menos 300 estafas, según ha explicado Ruiz, quien ha detallado que en los seis meses que ha durado la investigación se han interceptado 600 numeraciones de tarjeta.

El supuesto líder de la organización en España recibía de China Malasia y Singapur tarjetas ya falsificadas en las que únicamente había que añadir el nombre del titular y en ocasiones la impresión gráfica. Precisamente la Policía intervino cuando detectó un envío procedente de China con una sofisticada impresora. Los detenidos actuaban con una gran precisión y llevaban un estricto control contable de todos los objetos que adquirían con las tarjetas falsificadas. Lo habitual es que en España utilizasen tarjetas de países extranjeros, y que las tarjetas con numeración española fueran utilizadas en otros países, ya que así era más difícil que los comerciantes o la Policía les descubriesen.

Varios de los afectados por esta estafa eran norteamericanos, por lo que la Policía Nacional solicitó la colaboración del servicio secreto de EE UU, que investigó posibles usos fraudulentos de tarjetas, según ha detallado el agente agregado de ese servicio, William Cachinero. Los mandos policiales han destacado la gran calidad de las falsificaciones realizadas por este grupo, que ahora es perseguido en otros países para su total desarticulación. José Luis Conde ha subrayado que la Policía utiliza alta tecnología para detectar y prevenir este tipo de fraudes, pero los delincuentes también avanzan en este sentido.