Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra del agua

Medio Ambiente aprueba un trasvase del Tajo a Valencia y Murcia para sortear el verano

El caudal será para abastecimiento y regadío en el Segura.- El desembalse irá al Consejo de Ministros si los pantanos no se recuperan

La Comisión de Explotación del Trasvase, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, ha aprobado hoy un trasvase desde el Tajo al Segura para los meses de verano. La comisión de explotación del trasvase aprobó el envío de 64,5 hectómetros cúbicos para abastecimiento y consumo humano, ya que unos 2,5 millones de personas de Murcia, Alicante y Almería beben agua del Tajo. La decisión está supeditada a que el 1 de julio los embalses de cabecera del Tajo no están en situación de alerta, en cuyo caso lo tendría que aprobar el Consejo de Ministros. La comisión acuerda enviar 36 hectómetros para consumo y 28,5 para regadío. Finalmente, el trasvase no incluye la compraventa de derechos de agua a regantes de Estremera (Madrid), que cobran por el agua a cambio de no regar, ya que Castilla-La Mancha ha demostrado que el volumen de agua embalsada no permite de momento ese envío sin que se llegue al nivel de emergencia. El trasvase servirá para sortear el verano.

Los embalses de cabecera del Tajo almacenan 552 hectómetros cúbicos (cada uno equivale a un volumen como el del estadio Santiago Bernabéu) y están al 40,11% de su capacidad. Los pantanos de Entrepeñas y Buendía salieron a principios de marzo de la situación de emergencia y, por primera vez desde junio de 2005, no es el Consejo de Ministros el que debe autorizar los desembalses hacia Murcia. El informe de la comisión en la que se planteaba el trasvase se hizo con la fecha 1 de junio, cuando no estaban en situación de alerta, pero la falta de lluvias ha hecho que estén algo pro debajo de la línea roja (de 564 hectómetros para el mes de junio). Aunque el desembalse lo ha aprobado la Comisión de Explotación del Trasvase, un organismo controlado por Medio Ambiente pero con un perfil técnico, el envío final queda supeditado a que a final de mes superen el nivel de emergencia. Si están por debajo, la decisión queda en manos del Consejo de Ministros.

El trasvase ha levantado las críticas de Castilla-La Mancha, que se opone a estos envíos cuando incluyen agua para regadío. El estatuto de autonomía que aprobaron las Cortes autonómicas por unanimidad pedía la caducidad de la obra, pero el texto va a cumplir un año encallado en el Congreso. El PP ha rechazado la última propuesta -que Castilla-La Mancha tenga una reserva de 6.000 hectómetros en toda la cuenca y una mención a la caducidad del trasvase en el preámbulo- pese a que su secretaria general, Dolores de Cospedal, la votó en Castilla-La Mancha. Mientras el texto no salga adelante, el Gobierno mantiene el uso del acueducto como regula la ley.