Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El digno trabajo de ligar en una isla ante las cámaras

Los concursantes de un 'reality' francés serán considerados como trabajadores ante la ley

Concursar en el programa de tele-realidad L'île de la Tentation de la cadena francesa TF1 es, según el Tribunal Supremo galo, un trabajo y, por lo tanto, estará regulado por un contrato laboral. Así se pronunció el máximo órgano judicial francés después de que varios ex participantes del programa de la cadena más vista en Francia pidieran el reconocimiento de los servicios prestados durante la emisión.

El presidente de TF1 Production, Edouard Boccon-Gibod, ha declarado que esta decisión representará "un cambio radical de la producción audiovisual" aunque "no supondrá el fin de la tele-realidad en Francia". "Si la justicia se ha pronunciado en este sentido, nos adaptaremos y lo aplicaremos no sólo a nuestra programación de tele-realidad sino a todas las emisiones en las que haya candidatos".

Según la sentencia que el Supremo dictó el pasado miércoles, "la existencia de una relación de trabajo no depende ni de la voluntad expresada por la partes ni de la denominación dada en el convenio sino de las condiciones en las que se ejerza la actividad de los trabajadores". Para el Tribunal, participar en actividades impuestas, expresar reacciones esperadas y estar disponible de manera permanente, en ausencia de comunicación con el exterior, se diferencia de "la mera grabación de la vida cotidiana".

Después de que en 2005 la Magistratura de Trabajo diera la razón a tres concursantes de L'île de la Tentation, al considerar que habían realizado un trabajo por participar en el programa, la relación laboral entre las productoras y los concursantes se materializó en contratos de trabajo de duración determinada.

L'île de la Tentation es un programa que propone a parejas "someter su amor ante la tentación" durante doce días en una isla paradisíaca, con cruceros en yate y cenas regadas con champán de por medio. Queda por esperar si la decisión sentará precedente en otros reality shows franceses como El mapa del tesoro de France3, Fort Boyard de la productora ALP o Pekin Express de M6.