Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia condena a 6.840 euros al alcalde de Puerto Real por injurias al Rey

La cúpula de IU apoya al regidor de la localidad gaditana.- Cayo Lara afirma que pedirán al monarca que se haga cargo de la multa

La Audiencia Nacional ha condenado a 6.840 euros al alcalde de Puerto Real (Cádiz), José Antonio Barroso (IU), por "injurias graves" al Rey a quien calificó de "corrupto" e "hijo de un crápula", entre otros. El tribunal considera que el regidor "se ha excedido en mucho de la crítica política y que ha violado los parámetros que separan la crítica del insulto personal". De acuerdo con el fallo de la Audiencia, los discursos de Barroso eran "innecesarios". "El Rey es el símbolo que representa al Estado Constitucional por lo que sus manifestaciones son el insulto a una figura fundamental", añade el juez, informa Manuel Altozano.

Barroso, para quien el fiscal pedía una multa de 10.800 euros, ha declarado a la salida del tribunal que el Código Penal "impide que se pueda demostrar lo que se diga del Rey", lo que en su opinión genera "impunidad, inmunidad, opacidad y corruptela". "Ni soy un lerdo, ni un lacayo, ni un cortesano. Interpreto lo que leo y no aplaudo gratuitamente" al Rey, ha añadido.

El regidor ha llegado a la sede de la Audiencia Nacional poco antes de las 10:30 horas donde le esperaban el coordinador general de IU, Cayo Lara, el presidente del PCE, Francisco Frutos; el secretario general de este partido, Felipe Alcaraz, y medio centenar de personas que portaban banderas republicanas y pancartas a favor de la III República. Conocida la sentencia, Lara ha manifestado que van a mandar una carta al Rey solicitando que se haga cargo de la multa porque su sueldo es mayor que el del alcalde. Entre los asistentes también se encontraba la presidenta de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Pilar Manjón.

Los hechos se produjeron el 14 de abril de 2008 durante un acto de conmemoración de la II República que se celebró en la Casa de la Cultura de la localidad gaditana de Los Barrios, según recoge el escrito de acusación del fiscal. Barroso criticó la "condición deleznable" de Don Juan Carlos y de su padre, el conde Don Juan, al que calificó de "una persona de condición licenciosa, deplorable, deleznable, no menos licenciosa que la de su esposa". También aludió a la "acostumbrada vinculación etílica" del rey y defendió que, "si algo había que aplicarle, sería la Ley de Extranjería". "El Borbón forma parte de la parte más oprobiosa de la historia de este país, es algo de lo que nos debemos avergonzar, y al Borbón aunque no le colguemos de los intestinos de los obispos lo tendremos que echar, más temprano que tarde, de forma democrática", aseveró en otra parte de su discurso.

Expresiones ultrajantes

Todas estas frases constituyen, según el fiscal, "expresiones gravemente ultrajantes e injuriosas y manifiestamente ofensivas" contra el rey "en su condición de jefe del Estado". De igual modo, las tilda de "impropias, injustas y oprobiosas", y señala que "expresan un evidente menosprecio" al monarca y a la institución que representa que no está "amparado ni legitimado" por el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de expresión. La vista se ha celebrado ante el juez central de o Penal, José María Vázquez Honrubia, que ha juzgado en los últimos meses otros casos por injurias al rey como la quema de fotografías del monarca en Girona o la portada satírica de El jueves que ridiculizaba al Príncipe de Asturias. En ambos casos, impuso a los autores de las injurias multas de 2.730 y 3.000 euros, respectivamente.

Durante la instrucción de la causa contra el alcalde de Puerto Real, que llevó a cabo el juez Fernando Grande-Marlaska, Barroso se mostró satisfecho de que la causa no se archivara para "abrir el debate republicano". "Va a favorecer el debate sobre la naturaleza del ciudadano Juan Carlos de Borbón y su entorno familiar y empresarial", indicó.