Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania podrá ver a un caníbal en acción

Una corte germana levanta el veto impuesto en 2006 sobre la película 'Rohtenburg', que narra la historia de un terrible asesinato

Tres años después de su realización, una película que narra la terrorífica historia de real de Armin Meiwes, un ingeniero alemán que mató y se comió a una víctima voluntaria, podrá ser exhibida en su país de origen, donde había sido vetada en 2006.

Según informa la BBC, un tribunal germano revocó el martes la prohibición que se le había impuesto a la cinta, dirigida por Martin Weisz, después de que su verdadero protagonista, de 47 años, demandara a la productora para evitar que fuera exhibida, alegando que aquello podía dañar sus derechos personales.

La corte de Karlsruhe ha decidido ahora que el interés público por la película es mayor y que Rohtenburg, titulada internacionalmente como Grimm Love y protagonizada por Keri Russell interpretando a una estudiante estadounidense de sicología criminal que elige al caníbal alemán para su tesis, puede ser vista en el país.

En la historia real que horrorizó a Alemania, Meiwes se reunió con su víctima, Bernd-Juergen Brandes, por medio de un anuncio de internet en 2001. En él, Brandes, que más tarde se convertiría en la víctima, decía estar buscando a alguien que fuera capaz de "borrar su vida sin dejar rastros".

Meiwes acudió al llamado y tras cortar el pene de Brandes y tratar de comerlo, lo apuñaló en la garganta, le colgó en un gancho de carne y lo cortó en trozos, algunos de los cuales posteriormente se comió. Todo esto, mientras un vídeo grababa sus acciones.

En 2006, una corte de Frankfurt sentenció al que ya era conocido como el caníbal de Roteburgo a cadena perpetua en prisión, rechazando un argumento previo de que su acto de canibalismo valía como eutanasia debido a que Brandes deseaba ser comido.

Meiwes dio muchas entrevistas en aquel momento y firmó un contrato de marketing con una compañía productora en el 2004. El caso ha sido tema de un libro, varias otras películas y canciones del grupo Rammstein y Marilyn Manson. Esa una de las razones más importantes por las que se ha levantado el veto.

Además, los realizadores de la cinta argumentaron que el caso del Meiwes sólo sirvió de inspiración para la historia de ésta, protagonizada por el actor Thomas Kretschmann dando vida a un caníbal llamado Oliver Hartwin.