Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director del CNI admite que tienen "un problema interno"

Alberto Sáiz ha asegurado en el Congreso que jamás ha usado "dinero público para ningún gasto privado en casa y en viajes"

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Sáiz, ha reconocido hoy que el servicio de información español "tiene un problema interno" por "resolver" relacionado con personal que está "descomprometido" con su proyecto de futuro, al tiempo que ha justificado los cambios de responsables que ha realizado durante su mandato no por "discrepancias" sino por las "necesidades" del propio espionaje.

En la primera comparecencia de un jefe del espionaje español ante la Comisión de Defensa del Congreso, Sáiz ha incidido en que "el trabajo quema mucho y hay que rotar en los cambios en los destinos"."No es una cuestión de que el que discrepa se queda fuera. Todo lo contrario, el que se queda fuera lo hace porque lo decide él y él mismo se está autoeliminando", ha añadido.

Los gastos privados son "justificables"

Sáiz ha asegurado, además, que "jamás", en sus cinco años al frente de los servicios secretos, ha usado dinero público para sufragar "ningún gasto personal ni privado" en su casa ni en sus viajes. El director del CNI ha puesto a disposición del Congreso las facturas que demuestran que "todos" sus gastos privados son "justificables".

De esta forma, el máximo jefe de los servicios secretos respondía a informaciones publicadas por El Mundo, el pasado abril, en las que se denunciaba el uso de fondos públicos para actividades privadas, como realizar obras en su vivienda o viajes a Senegal y Malí para practicar la caza. "Es totalmente falso que haya usado el CNI en mi propio beneficio y que haya utilizado fondos públicos para mis actividades privadas", ha asegurado Sáiz, quien ha afirmado que las acusaciones periodísticas "van claramente dirigidas" contra su persona y perjudican a la institución que dirige.

Discrepancias en la necesidad de que Sáiz compareciese

Todos los grupos, salvo el PP, han cuestionado la necesidad de que Sáiz tuviera que responder ante el Parlamento a unas informaciones periodísticas "sin argumentos ni precisiones o falsas". La portavoz del PP, Pilar Barreiro, ha indicado que todos los cargos públicos tienen la obligación de máxima transparencia con los fondos públicos y que informaciones de ese tipo producen inquietud en la sociedad y apatía en los servicios secretos.

Rosa Díez (UPyD) ha considerado "anómala" la comparecencia y Gaspar Llamazares (IU), que la ha calificado de "curiosa", ha mostrado su preocupación por las perversas relaciones entre periodistas y Parlamento. Para José Ramón Beloki (PNV), tampoco había necesidad de responder a "graves acusaciones de un medio de comunicación, con imprecisiones, falsedades y valiéndose del anonimato". En la misma línea se ha pronunciado el diputado del PSOE Jesús Cuadrado, mientras el portavoz de CiU, Jordi Xuclá, ha abogado por que en un Estado serio los servicios secretos no estén en los medios de comunicación.