Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento catalán aplaza su decisión sobre el embrollo de Ciutadans

La revuelta de dos diputados contra el presidente del grupo y de la formación, Albert Rivera, queda sin solución

¿Cómo quedará configurado el Grupo Mixto en el Parlamento catalán con sus tres únicos diputados de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía? De momento, la Mesa de la Cámara no ha encontrado una salida al intrincado embrollo que les afecta por la revuelta de dos de ellos contra el presidente del grupo y de la formación, Albert Rivera. Éste ha pedido la expulsión de uno de los diputados críticos, José Domingo, quien ante el embate ha acabado por aliarse con el otro parlamentario, Antonio Robles, para arrebatarle a Rivera todo protagonismo parlamentario y poder de decisión. Así las cosas, son dos diputados rebeldes contra uno oficialista.

La Mesa del Parlamento autonómico se ha reunido esta mañana durante tres horas y, por mayoría, ha decidido reclamar más información a Rivera sobre la forma en que ha tomado la decisión de expulsar del grupo a Domingo, a quien la dirección de Ciutadans (C's) acusa de estar en la órbita de Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido de Rosa Díez. La Mesa reclama al presidente de C's el acta de la reunión del grupo en que se destituyó a Domingo y que aporte una copia del reglamento interno de su formación en el Parlamento. Pero los miembros de la Mesa sospechan que Rivera tomó unilateralmente esta decisión. Tanto Domingo como Robles están expulsados de Ciutadans.

Si finalmente la Cámara catalana diera la razón al president de Ciutadans, los dos diputados díscolos pasarían a ser parlamentarios no adscritos, una figura creada en el nuevo reglamento del Parlament para aislar a los diputados considerados tránsfugas. Si, por el contrario, la Mesa inclinara la balanza a favor de Domingo y Robles -lo que parece menos probable- Albert Rivera pasaría a ser un mero diputado sin los derechos que le confiere ser presidente y portavoz del grupo. Por ejemplo, disponer de coche oficial, de mayores subvenciones y de formular las preguntas al presidente de la Generalitat en las quincenales sesiones de control al Gobierno. La Mesa amenaza con redactar una norma de funcionamiento del Grupo Mixto si sus miembros se demuestran incapaces de organizarse por sí mismos.