Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de los tres diputados de Ciutadans se unen para destronar a Rivera

La decisión se produce después de que Rivera pactase sin consultarles una coalición para las elecciones europeas con la plataforma euroescéptica Libertas

Tras meses de una agria lucha interna de sus principales representantes públicos, Ciutadans-Partido de la Ciudadanía ha entrado este viernes en una fase de difícil marcha atrás. Dos de los tres diputados con que cuenta la formación en el Parlamento catalán se han unido para arrebatar la presidencia del grupo parlamentario a Albert Rivera, el que fue cabeza de cartel y actual presidente del partido. La decisión de los diputados José Domingo y Antonio Robles llega después que Rivera pactase sin consultarles una coalición para las elecciones europeas con la plataforma euroescéptica Libertas, patrocinada por el multimillonario irlandés Declan Ganley y vinculada a partidos ultranacionalistas.

Domingo y Rivera han comparecido por la tarde ante los medios de comunicación para informar de que han decidido destituir a Rivera como presidente del grupo mixto, que cuenta sólo con los tres diputados miembros hasta ahora de Ciutadans. Robles ya había anunciado su baja del partido hace pocas semanas y hasta había comunicado que abandonaría el escaño pasado el verano. Esta última decisión podría variar ahora en función de lo que ocurra en las próximas semanas, ha admitido el propio Robles. El segundo diputado díscolo, José Domingo, anunció esta semana que abandonaba el partido Ciutadans pero que se disponía a mantener el escaño, lo que le valió la acusación de "tránsfuga" por parte del presidente del partido y tercer diputado de la formación, Albert Rivera.

La decisión de apartar a Rivera de la presidencia del grupo deberá ser validada ahora por la Mesa de la cámara catalana, que se halla en una situación complicada. Por una parte está la petición de los dos diputados. Por otra está la demanda de Albert Rivera para que José Domingo se desvincule del grupo Mixto y adopte la figura del Diputado No adscrito. La decisión deberán tomarla el resto de partidos representados en la mesa.

Si prospera la decisión de Domingo y Robles, Rivera se quedará sin los 51.000 euros de complemento salarial anual que reciben los jefes de grupo parlamentario.