Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil trabajadores de Iveco, Arcelor y BP Solar tiran piedras al Parlamento de Madrid

Nuevo plante de los diputados de PSOE e IU en protesta por la corrupción.- Aguirre asegura que el PP sabrá asumir responsabilidades pero se postergarán hasta que se conozcan las imputaciones

Cerca de un millar de trabajadores afectados por los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de las empresas Iveco-Peaso, Arcelor Mittal y BP Solar se han concentrado esta tarde frente a la Asamblea de Madrid, a la que han arrojado piedras y tuercas tras saltarse el cordón policial. Previamente, un grupo de ellos ha sido expulsado de la tribuna de invitados de la cámara junto con un diputado del PSOE que les ha apoyado, lo que ha motivado la enésima bronca con la presidenta de la cámara, Elvira Rodríguez (PP), y el abandono en bloque de toda la oposición. PSM e IU se quejan de que siempre se expulsa a uno de sus diputados en los momentos de tensión, mientras ellos tienen que ver cómo tres diputados populares se sientan en sus escaños estando imputados en el caso Gürtel.

Se trata de Benjamín Martín, Alfonso Bosh y Alberto López Viejo, a los que el partido ha suspendido de militancia pero a quienes no ha reclamado que entreguen el acta de diputado. También critican que Esperanza Aguirre no responda a sus preguntas sobre la trama de corrupción. La trifulca ha comenzado cuando, desde la tribuna de invitados, un grupo de los trabajadores ha comenzado a corear lemas en demanda de soluciones a la crisis y contra el Gobierno de Aguirre. Mientras, unos mil compañeros permanecían concentrados a las puertas de la Asamblea. Los obreros, afectados por la presentación de expedientes de regulación de empleo en sus respectivas empresas, han increpado a Aguirre por abandonar el salón de plenos en medio de una intervención de su consejero de Economía, Antonio Beteta, sobre la situación del sector industrial. "¡No nos hace ni puto caso!", "¡que nos vea!", "¡no al cierre!", espetaban a Aguirre.

Rodríguez ha reaccionado pidiéndoles que abandonaran la sala, momento en el que la izquierda ha comenzado a aplaudir a los trabajadores en apoyo de sus demandas y la derecha ha recriminado a la bancada contraria su actitud. En medio del fuego cruzado, la presidenta de la Asamblea ha llamado al orden al diputado socialista José Quintana. Como éste no lo ha hecho, le ha pedido que saliera también de la sala. Ésta ha sido la gota que ha colmado el vaso para PSOE e IU, cuyos diputados han seguido uno a uno los pasos de Quintana. Todos los diputados socialistas y de IU han salido a la calle para reunirse con los concentrados, que continuaban con su protesta entre gritos del tipo "¡con nuestro curro no se juega!" y "¡la próxima visita será con dinamita!".

"Creo en la presunción de inocencia"

Los trabajadores que temer ser despedidos han tirado las vallas que delimitaban el espacio de su concentración en la acera de enfrente del Parlamento y, aunque la policía lo ha intentado impedir de forma pacífica, se han saltado el cordón policial y han llegado hasta la misma puerta de la Asamblea, a la que han arrojado piedras y tuercas. La queja de los diputados no es sólo por esta expulsión de los trabajadores y de Quintana, sino porque previamente Aguirre no ha querido contestar a sus preguntas sobre el caso Gürtel en la sesión de control. En realidad, no eran preguntas formales sino alusiones dentro de las cuestiones, que se entregan con 15 días de antelación y que no se pueden modificar a antojo de los portavoces. Inés Sabanés ha preguntado en concreto a Aguirre por las razones de la supresión de la Consejería de Cultura, Deportes y Turismo y ha relacionado esta remodelación de su Ejecutivo con el caso Gürtel. A su juicio, "en realidad, se elimina por motivos políticos del PP".

"Es indigno mantener esta Cámara en excepcionalidad democrática", ha reprochado Sabanés. "La presidenta [Elvira Rodríguez] pretende atenerse al Reglamento para impedir que se expresen los trabajadores que están a punto de perder los empleos, cuando la presidenta Esperanza Aguirre no da ninguna contestación a las preguntas sobre el caso Gürtel". También la portavoz socialista, Maru Menéndez, aludía a los tres diputados madrileños imputados para justificar el abandono del hemiciclo: "Ha sido discriminatorio que expulsen a un diputado socialista, cuando estamos asistiendo a cómo el PP no adopta ninguna decisión de expulsar a sus tres diputados imputados en la trama Gürtel". En cambio, el portavoz popular, David Pérez, aseguraba que se trata de "un paso más en la ruptura del Partido Socialista de Madrid con las instituciones".

Aunque no ha querido responder a Maru Menéndez ni a Inés Sabanés, la presidenta de Madrid sí que ha hecho unas declaraciones a la prensa a su llegada a la Asamblea. Aguirre ha dicho que, "a medida de que vaya avanzando" el caso Gürtel, el PP "podrá tomar decisiones" respecto a los diputados madrileños imputados. "Si hay que asumir responsabilidades políticas, el PP de Madrid sabrá hacerlo", ha prometido. La también presidenta del PP de Madrid ha rechazado pedir a Martín, Bosh y López Viejo la devolución del acta de diputado, ya que ni siquiera sabe "de qué se les acusa". "Creo que a medida de que (el proceso judicial) vaya avanzando y de que vayamos conociendo más de qué se les acusa podremos tomar decisiones", ha señalado.

De momento, esta mañana el juez instructor del caso ha impuesto una fianza de 750.000 euros al ex consejero de Deportes del Gobierno regional de Madrid, al que imputa los delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad. Tras destacar que la suspensión de militancia de estos tres diputados se ha producido "a petición de ellos mismos para evitar daños al partido", Aguirre ha querido "agradecerles ese gesto que han tomado" y asegurarles que cree "en la presunción de inocencia".

El COI y López Viejo

En una rueda de prensa tras participar en una de las ponencias de la visita de la Comisión de Evaluación del COI, Esperanza Aguirre ha indicado, en respuesta a las preguntas de un periodista de EL PAÍS, que ningún miembro del COI le ha preguntado por la situación de su ex consejero de Deportes, Alberto López Viejo. A un escueto "no" ha seguido un denso silencio.

Más información