Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno estudia dar ayudas económicas para el retorno de los rumanos

Corbacho anuncia desde Bucarest que la medida está destinada a los 70.912 parados de Rumanía que hay en España

El Ministerio de Trabajo e Inmigración va a encargar un informe jurídico para comprobar si tiene competencias para establecer "ayudas de acompañamiento en el viaje de retorno" de aquellos rumanos que deseen volver a su país, ha anunciado hoy el responsable de dicha cartera, Celestino Corbacho.

El ministro, que está de viaje oficial en Bucarest para firmar con su homólogo rumano, Marian Sârbu, dos convenios en materia de empleo y seguridad social, ha señalado que la nueva medida iría encaminada a ayudar a aquellos que hubieran agotado sus prestaciones por desempleo a través de ayudas económicas. Hay que recordar que los ciudadanos rumanos no se pueden acoger al plan de retorno voluntario, que está destinado a ciudadanos de fuera de la UE.

Rumanía está "muy interesada" en que vuelvan sus trabajadores, ya que en los últimos años el Gobierno de dicho país ha tenido que utilizar mano de obra china, por lo que Corbacho ha dicho que hablará con las autoridades rumanas por si la ayuda para el retorno se puede subvencionar entre ambos países. De hecho, el Ejecutivo de Bucarest calcula que a medio y corto plazo necesitará un millón de trabajadores para compensar la pérdida de población activa derivada de la emigración, por lo que el ministro también ha adelantado que consultará a las autoridades del país "por si quisieran poner ayudas para que vuelvan sus emigrantes".

Celestino Corbacho ha afirmado que el fin de la moratoria, el pasado 1 de enero, por la que los rumanos pueden ya acceder libremente al mercado laboral, "no está teniendo un gran impacto". No se ha producido una llegada masiva de rumanos a España, "más bien parece lo contrario", ha reflexionado el ministro, quien ha reconocido que su Cartera era "más reticente" que la de Exteriores sobre el fin de la moratoria por el "efecto llamada" que podía suponer.

16.000 parados más en tres meses

En el primer trimestre del año, el número de desempleados rumanos en España ha ascendido a 16.000 personas, una cifra "no excesiva" para Corbacho, quien ha destacado que el pasado mes de abril los rumanos firmaron de cuatro a cinco mil nuevos contratos de empleo.

El responsable de Trabajo e Inmigración ha comentado tras reseñar que en cualquier caso este colectivo "será una comunidad importante asentada en España", que de los 718.844 rumanos residentes en España, los 253.038 afiliados y en alta en la Seguridad Social seguramente no volverán a su país, pero sí una parte de los 70.912 parados en marzo de 2009, según vayan agotando sus prestaciones por desempleo.

Aunque hay que tener en cuenta que los rumanos que regresen a su país se encontrarán con que, en abril de este año, el salario medio en Rumanía es de 321 euros y el salario mínimo es de 137 euros, unas cifras más bajas de las que se tienen en España. Sin embargo, el desempleo en el país tuvo una tasa en el cuarto trimestre de 2008 del 5,8%. En la actualidad, 41.329 rumanos demandantes de empleo en España se benefician de prestaciones por desempleo, lo que supone el 58,3% de los parados de esa nacionalidad.

En la actualidad, los rumanos no pueden acogerse al Plan de Incentivo al Retorno Voluntario en vigor, porque su condición de ciudadanos europeos y la libertad de movimiento por el Espacio Schengen que de ello se deriva son incompatibles con el requisito de no regresar a España en al menos tres años que impone el decreto de retorno para quienes reciban la prestación.

Mediante esta iniciativa, el Gobierno ofrece a los inmigrantes de 20 Estados no comunitarios que deseen regresar a sus países cobrar todo el dinero del paro en dos entregas: el 40% en España y el 60% restante tras volver a casa. A cambio, deben renunciar a sus permisos de trabajo y de residencia y comprometerse a no regresar a España en los tres años siguientes.