Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La talentosa 'friki' británica da el salto a la televisión estadounidense

Susan Boyle es entrevistada en 'Good Morning America' y se espera su visita al 'talk show' de Oprah Winfrey

Ha pasado menos de una semana desde que la estrafalaria Susan Boyle se subió al escenario de Britain's got talent y ya es una estrella mundial. Tanto, que ayer por la mañana la hasta hace nada desconocida escocesa en paro de 48 años apareció por primera vez en la televisión estadounidense, cruzando todo un océano de popularidad.

A través de comunicación satelital, la friki más famosa de YouTube (hasta el momento de la publicación de este artículo el vídeo de su actuación había alcanzado la increíble suma de 18.663.852 visitas), se presentó ayer en el plató de Good Morning America, de la cadena ABC, el matinal más popular de la televisión de Estados Unidos. "Realmente no puedo creer que esto esté pasando", señaló Boyle, muy arreglada en pantalla.

En la entrevista, la escocesa no quiso revelar si se dejaría cambiar el look para iniciar su carrera en la música, y se negó también a referirse al tema de que es virgen y que nunca la han besado. "Sin comentarios, no quiero hablar de eso", dijo con una sonrisa un tanto incómoda cuando Diane Sawyer, una de las presentadoras del programa, le preguntó al respecto.

Pero el éxito en el Norteamérica parece no quedar ahí. De hecho, Simon Cowell, el jurado tipo Risto Mejide del mundo angloparlante, ha anunciado a la revista Hello! que Oprah Winfrey, la presentadora más popular de Estados Unidos, está interesada en llevar a Boyle al plató de su programa.

"Acaba de recibir una oferta de Oprah para aparecer en su show. Si lo hace, creo que tendrá todas las posibilidades de lograr que, una vez grabado su disco, se posicione en primer lugar en Estados Unidos. Lo predigo", ha asegurado Cowell.

Pero todavía tiene que ganar el concurso que la ha lanzado a la fama. En la próxima etapa de la competición Boyle cantará Whistle down the wind. Y, aunque el misterio se centra en si mantendrá su imagen extravagante o se dejará arreglar por los estilistas, ya no será una sorpresa si su voz logra emocionar a más de uno de los miembros del público.