Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un comisario por la red de extorsión en prostíbulos de Barcelona

El policía podría haber percibido sobornos de los propietarios de los prostíbulos a cambio de recibir ciertas sumas de dinero para permitir su actividad

El comisario de policía de Barcelona Luis Gómez González ha sido detenido a primera hora de esta tarde por los Mossos d'Esquadra por su presunta relación con la red de extorsión a los prostíbulos Riviera y Saratoga, de Castelldefels, que están clausurados por orden judicial. El detenido trabajaba en la actualidad como coordinador de las comisarías locales en la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, aunque fuentes de la investigación vinculan su arresto con el cargo que había ocupado hace un tiempo como máximo responsable en la capital catalana de la Unidad contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (UCRIF).

El policía podría haber participado de alguna manera en el cobro de sobornos a los propietarios de los prostíbulos a cambio de percibir ciertas sumas de dinero para permitir su actividad y no actuar contra ellos a sabiendas de que en su interior ejercían la prostitución mujeres que se encontraban en España en situación irregular.

Luis Gómez González compareció voluntariamente el pasado día 19 en el Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona para ponerse a disposición de la magistrada Elisabet Castelló,que investiga el caso. Sin embargo, la juez no le recibió y el comisario se marchó a su casa. Esta tarde, cuando acababa de llegar a su domicilio para almorzar y en presencia de su familia, los agentes de la policía autonómica le esposaron y se lo llevaron, lo que ha provocado un profundo malestar en la Jefatura de Policía de Barcelona.

"No hacía falta ese escarnio y si los dueños de los prostíbulos fueron encarcelados después de declarar ante la juez, era innecesario que en este caso se le dispensara un trato peor al comisario", explicaron fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Por este caso están encarceladas cuatro personas, acusadas de los presuntos delitos de favorecimiento de la prostitución, contra los derechos de los trabajadores y cohecho. Los detenidos son dos de los propietarios de los locales de alterne, el inspector jefe de policía José Javier Martín Puyal y el ex inspector jefe de la UCRIF Andrés Otero, que abandonó el cuerpo en 2004.