Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica salida de Kosovo

Chacón: "Me pareció correcto transmitir la decisión directamente a los soldados españoles"

La ministra de Defensa insiste en que el repligue de Kosovo será "escalonado" y en "colaboración con los aliados".- Moratinos descarta que haya "divergencia" con el ministerio de Defensa y asegura que conocía el "plan"

Los españoles no quieren estar, así que España no estará. Al menos media docena de veces ha repetido la ministra de Defensa, Carme Chacón, que la salida de Kosovo de las tropas españolas se debe a que "España no va a participar con instituciones que no reconoce" en referencia a la autoproclamada independencia de la otrora provincia serbia. Chacón, en rueda de prensa desde la basa de Rota (Cádiz), sin margen al mea culpa por la polémica originada tras el anuncio, ha insistido en que la decisión comunicada el pasado jueves por sorpresa desde la base de Istok (Kosovo) es "firme" y está respaldada por todo el Gobierno. "Me pareció correcto -ha aclarado la titular de Defensa ante la prensa- transmitir directamente y en persona la decisión a los soldados españoles".

De la misión militar a la policial

Una decisión que, según ha argumentado Chacón, se debe básicamente a que "los objetivos militares" para los que se envío al contingente español, dentro de la fuerza de la OTAN (KFOR), "han sido cumplidos" y la siguiente fase, absolutamente "policial", tiene que ver con las nuevas instituciones derivadas de la independencia de Kosovo que España no reconoce. La ministra de Defensa, que ha defendido haber comunicado con anterioridad la reducción de tropas tanto a la OTAN como a los portavoces parlamentarios del Congreso de los Diputados, ha explicado que desde la independencia de Kosovo, los soldados españoles han seguido trabajando de acuerdo a las resolución 1244 de la ONU. Ahora, la misión, dirigida por la UE (Eulex desde el 9 de diciembre) tiene que ver con "la consolidación de instituciones del Estado de Kosovo que España no reconoce".

A pesar del lío diplomático desencadenado tanto dentro como fuera de España tras el anuncio de la retirada, Chacón ha sostenido que la decisión, como hacen otros Estados, ha sido tomada por "todo el Gobierno", aunque ha reconocido que "partimos de una dificultad" por el hecho de no haber reconocido la independencia de Kosovo. No obstante, la ministra de Defensa ha afirmado que con la Administración estadounidense, que se declaró "profundamente decepcionada" por el repliegue, "tenemos unas magníficas relaciones".

Chacón ha aprovechado la rueda de prensa para detallar que el repliegue, que será "escalonado" y en "colaboración" con los aliados de la OTAN, corresponderá al siguiente contingente, el que llegue en mayo (los militares son relevados cada cuatro meses). Las críticas de la oposición no han frenado este lunes. El líder del PP, Mariano Rajoy, ha manifestado que las "consecuencias" de la decisión tomada serán "incalculables". Rajoy ha modificado además la pregunta que hará el miércoles a Zapatero en la sesión de control al Gobierno para introducir una nueva relacionada con Kosovo: "¿Cree usted que preside un Gobierno cuyas actuaciones generan confianza y certidumbre?".

Moratinos descarta cualquier "divergencia"

Chacón ha remitido también a las palabras expresadas por el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que esta mañana ha manifestado que conocía el "plan" de retirada de las tropas que España tiene en Kosovo y que apoya la medida anunciada por su compañera en el Ejecutivo al tratarse de una decisión de todo el Gobierno. Moratinos, en declaraciones a los periodistas en Seúl (Corea del Sur), donde se encuentra de visita oficial, ha rechazado que exista alguna "divergencia" entre su departamento y el de Defensa. Está previsto que a las 11.30 de esta mañana, la ministra Chacón ofrezca una rueda de prensa desde la base de Rota (Cádiz). También hoy, el Grupo Pralamentario Popular solicitará en el Congreso la comparecencia de Chacón para que dé explicaciones sobre el plan de retitada.

No obstante y según publica hoy EL PAÍS, algunos de los colaboradores más cercanos de Moratinos insisten en que "no fue consultado", informa Miguel González. Eso no significa que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero no conociera su opinión: sabía, porque así se lo había manifestado en distintas conversaciones, que no era partidario de retirar los 620 soldados españoles integrados en la fuerza de la OTAN para Kosovo (Kfor).

"Ha sido una decisión del Gobierno y por lo tanto, en el Gobierno la conocíamos. Ya sabíamos que había ese plan, dada la nueva situación que existía en Kosovo. Lo habíamos hecho con sentimiento de solidaridad y de comprometernos en la estabilidad y seguridad de la región", ha explicado esta mañana el titular de Exteriores. Y ha insistido: "Es una decisión de todo el Gobierno que todos apoyamos y no hay ninguna divergencia entre un departamento u otro". "Lo importante -ha continuado Moratinos- es que las decisiones se toman, luego se explican y luego se ejecutan. Lo que hace falta es hacerlo con serenidad, tranquilidad y todo saldrá bien".

Clinton comprendió la retirada

El jefe de la diplomacia española ha señalado que desde que tuvo conocimiento de la noticia, "empezó a trabajar" y a ponerse en contacto con sus colegas de los países aliados para "clarificar" si hubo "algunas cosas que no se han entendido". En su ronda de conversaciones, Moratinos habló por teléfono el pasado sábado con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, para detallarle "las razones, el fondo y el porqué" de la medida. Según Moratinos, Clinton le dijo que continuaba considerando a España un país "serio y comprometido" con las misiones internacionales y que entendía los motivos del repliegue.

"La respuesta de Clinton fue muy positiva: comprendió las razones que le expuse y desde luego, celebró el compromiso que tiene España en los distintos escenarios internacionales, considerando a España un país serio, comprometido. Fue una conversación que transcurrió y concluyó de manera muy satisfactoria", ha comentado el ministro. La intención del Gobierno español es que el grueso del contingente regrese a España antes de que finalice el verano.

Rajoy augura consecuencias "incalculables"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha manifestado que, con su decisión de abandonar la misión de los soldados españoles en Kosovo, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "ha generado un problema de incalculables consecuencias". En un encuentro con afiliados y simpatizantes de la localidad navarra de Fitero, antes de inaugurar esta tarde la sede de su partido en Tudela, Rajoy ha subrayado que "el espectáculo que hemos vivido en estos tres últimos días" en relación con dicho asunto "es algo que no es propio de un Gobierno simplemente normal".

"Da la sensación de que el Gobierno del señor Rodríguez Zapatero todavía no ha aprendido a gobernar y eso es sin duda alguna de una enorme gravedad", ha apuntado. A su entender, "se han equivocado en la forma, se han equivocado en los tiempos, están desorientados dentro del propio Gobierno, no se sabe exactamente cuál es la posición ni del presidente ni del ministro de Asuntos Exteriores ni de la ministra de Defensa, y ni siquiera se sabe si tienen la misma posición. Han sorprendido a la OTAN y a todos nuestros aliados, y han generado un problema de incalculables consecuencias".

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha tachado por su parte de "torpe y atropellada" la gestión que el Gobierno ha hecho de la retirada de las tropas españolas destacadas en Kosovo, aunque ha reconocido que se trata de una decisión "acertada" porque la presencia española en el enclave ya había perdido su sentido. En una rueda de prensa celebrada en el Congreso, Llamazares ha abogado por escuchar las explicaciones que la ministra de Defensa, Carme Chacón, aporte ante la Comisión de Defensa de la Cámara Baja antes de evaluar si es precisa también la presencia en el pleno del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, como quiere el PP.

Más información