Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el histórico dirigente del PNV Gorka Agirre

El politíco nacionalista fallece a los 59 años tras una larga enfermedad.- Fue miembro de la ejecutiva durante dos décadas y sobrino del primer 'lehendakari'

El histórico dirigente del PNV Gorka Agirre ha muerto la pasada madrugada tras una larga enfermedad. Nacido en Amberes (Bélgica) hace 59 años, era sobrino de José Antonio Aguirre, primer lehendakari y yerno del ex consejero de Interior del Gobierno vasco Luis María Retolaza. Durante dos décadas, entre 1988 y 2008, trabajó en la ejecutiva de su partido, centrado en al área de internacional. El PNV abrirá mañana en su sede bilbaína de Sabin Etxea -entre las 11.00 y las 17.00- la capilla ardiente con los restos mortales del político fallecido.

Gorka Agirre empezó a militar en el PNV desde muy joven, en pleno franquismo. En los últimos años de la dictadura trabajó desde Iparralde en una imprenta-editorial del PNV clandestino, al mismo tiempo que era colaborador de Mikel Isasi, consejero del Gobierno vasco en el exilio. Hombre de confianza de Xabier Arzalluz, Agirrre participó activamente en las negociaciones de la tregua de ETA en 1998 y en la elaboración del Pacto de Lizarra, que agrupó al conjunto de fuerzas nacionalistas. El ex dirigente peneuvista pasó muchos años en el exilio, donde estableció contactos con el entorno de ETA que empleó en sus posteriores labores de interlocutor con la banda terrorista. Durante varios años publicó artículos semanales sobre la izquierda abertzale en el diario Dela, bajo el seudónimo de J. Txindoki, en referencia a su amigo y colaborador Joseba Goikoetxea, sargento mayor de la Ertzaitza asesinado por ETA.

Implicado en las investigaciones sobre una supuesta red de extorsión de ETA a empresarios, Agirre tuvo que comparecer en la Audiencia Nacional y en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco acusado de un delito de colaboración con organización terrorista y fue respaldado totalmente por los dirigentes de su partido que le acompañaron durante las declaraciones ante el juez.

En junio 2006 tuvo que pagar una fianza de 30.000 para quedar en libertad tras haber sido interrogado por Fernando Grande-Marlaska. Dos años después compareció ante el magistrado Baltasar Garzón para revisar su situación procesal. El político negó que entregara a ETA 54.000 euros procedentes de la extorsión a dos empresarios y finalmente, el 24 de octubre de 2008, se le retiró su imputación.

Agirre, licenciado en Ciencias Económicas en la Universidad de Lovaina, era padre de tres hijos. Además de ser sobrino del primer jefe del Ejecutivo vasco en la República, su padre, Juan Mari Agirre, desempeñó el cargo de delegado del Gobierno vasco en Bélgica.