Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justicia debate algunas reivindicaciones de los jueces rechazadas por Bermejo

Las negociaciones sobre estas peticiones seguirán la semana que viene, aunque ya ha habido un primer acercamiento

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha debatido con las asociaciones judiciales algunas de las principales reivindicaciones de los jueces, a las que su antecesor, Mariano Fernández Bermejo, había cerrado la puerta. En concreto, Caamaño ha estudiado la posibilidad de eliminar el ascenso forzoso, impulsar medidas para favorecer la conciliación familiar, mantener la agenda de señalamientos en manos de los jueces y crear 220 plazas de jueces al año. A pesar de lo que se informó en un principio, Justicia asegura que no se ha llegado a ningún acuerdo y que las negociaciones seguirán la semana que viene.

En la primera toma de contacto "informal" que ayer mantuvo por separado con los representantes de las asociaciones judiciales, Caamaño ha respondido a varias de las reclamaciones que llevaron a dos de las asociaciones, Francisco de Vitoria (AJFV) y el Foro Judicial Independiente (FJI), a convocar el pasado 18 de febrero la primera huelga de jueces de España.

De momento, la disposición al diálogo del ministro y la acogida que han encontrado las demandas de los jueces en Caamaño, ha desactivado parte del malestar existente en la carrera judicial, lo que hace más difícil pensar que pueda llevarse a cabo la segunda huelga que las asociaciones anunciaron para el próximo 26 de junio.

Traslado forzoso por ascenso

Según ha confirmado el portavoz de la AJFV, Marcelino Sexmero, el Ministerio de Justicia podría llevar a cabo en el plazo más breve posible la eliminación del traslado forzoso por ascenso, que actualmente provoca que muchos juzgados queden vacantes cuando su titular sube de categoría y es obligado a ocupar otra plaza en otro sitio. Fernández Bermejo también había mostrado su disposición a asumir esta demanda, aunque las asociaciones consideraron "insuficiente" su nivel de compromiso.

Agenda de señalamientos de juicios

Respecto al control de la agenda de señalamientos de los juicios o vistas que la reforma procesal que se tramita en el Congreso atribuye a los secretarios judiciales, Caamaño también está dispuesto a estudiar mecanismos para que los jueces mantengan esa competencia que reclaman. No obstante, una vez que el proyecto que desarrolla la implantación de la nueva Oficina Judicial ya se encuentra en trámite parlamentario, la única forma de introducir modificaciones sería a través de las enmiendas que presenten el grupo socialista y el resto de las fuerzas políticas en el Congreso.

Conciliación de la vida familiar

Francisco Caamaño también ha visto factible a corto plazo la mejora y reconocimiento de derechos y prestaciones sociales, así como otras medidas para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral en la carrera judicial, como permisos por maternidad, que se reconocen a otros colectivos y no a los jueces.

Aumento de jueces

Otra de las principales demandas de las asociaciones judiciales, la relativa al aumento del número de jueces, también ha obtenido una respuesta satisfactoria del ministro de Justicia, que ha elevado el objetivo fijado por Bermejo, quien había prometido la creación de unas 100 o 150 plazas anuales. Caamaño, por su parte, se ha mostrado abierto a incrementar esa cifra hasta los 220 nuevos jueces al año, según los límites que marca la capacidad de la Escuela Judicial, lo que para las asociaciones supone una mejora sustancial de lo prometido hasta ahora.