Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca ya tiene columpios en su jardín

Desde el miércoles, Malia y Sasha Obama pueden jugar muy cerca del Despacho Oval

Ha sido una gran sorpresa para las dos hijas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Mientras se encontraban en el colegio, su padre encargó que instalaran en el patio de la Casa Blanca un flamante juego de columpios, que las dos niñas no se esperaban para nada. El resultado: al verlos, las hermanas, de diez y siete años, estallaron de alegría y se quedaron jugando durante más de una hora en la tarde de ayer, con temperaturas de menos de cero grados.

Según ha informado una portavoz de la primera dama, Michelle Obama, ambos habían organizado la sorpresa para que surtiera tal efecto. Sin embargo, la adquisición de los columpios estaba decidida hace ya tiempo, cuando planeaban el traslado de la familia desde Chicago. Entonces, ambos concluyeron que una de las maneras de hacer que sus hijas se encontraran más a gusto sería con este juego.

Los columpios, fabricados en madera maciza por una empresa de Dakota del Sur, se han instalado en una zona de los jardines de la Casa Blanca de tal modo que el presidente puede verlos desde el Despacho Oval.

Y el perro, ¿cuándo?

Sin embargo, el gran cambio en la Casa Blanca que todos esperan aún se hace esperar. A pesar de haber sido anunciado, el perro que el presidente prometió a sus hijas tras la victoria electoral no ha llegado a los jardines del palacio de gobierno.

La primera dama ha indicado recientemente a la revista People que se inclinan por un perro de aguas portugués, una raza que suelta muy poco pelo y por lo tanto está indicado para personas alérgicas como es el caso de Malia. Según sus declaraciones, la mascota podría empezar a ser parte de la familia tras las vacaciones de Semana Santa.