Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La red de corrupción vinculada al PP

Camps se niega a facilitar información sobre Orange Market

El presidente de la Generalitat valenciana no ofrece datos sobre contratos y facturas de la empresa que dirige Álvaro Pérez, detenido por la trama de Correa

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se negó ayer a facilitar a la oposición los contratos y las facturas que hay en la Administración valenciana relacionados con Orange Market, la empresa que dirige en Valencia Álvaro Pérez, y los expedientes relacionados con las adjudicaciones obtenidas por el empresario José Luis Ulibarri, que tiene en la Comunidad Valenciana 13 licencias de TDT y varios proyectos urbanísticos.

Camps no respondió a ninguna de las preguntas formuladas por el Grupo Socialista y el grupo parlamentario de Compromís. El presidente del Gobierno valenciano se limitó a señalar que nunca pregunta "por expediente alguno" e insistió en que toda la tramitación administrativa de los contratos y los expedientes es correcta.

El portavoz parlamentario socialista, Ángel Luna, retó a Camps a dejar de escudarse en la opacidad y le recordó que su grupo ya advirtió en 2006 sobre las sombras que existían en Orange Market. Luna aseguró que esta empresa, que forma parte de la trama investigada por Garzón, también tiene con contratos con Radio Televisión Valenciana.

La portavoz de Compromís, Mónica Oltra, acusó a Camps de esconderse de las preguntas y le exigió que comparezca para dar explicaciones y presentar los contratos.

Por otra parte, el presidente del Gurpo Bancaja, José Luis Olivas, ha admitido hoy que el presunto cerebro de la trama de corrupción que investiga el juez Baltasar Garzón, Francisco Correa, mantuvo al menos una cuenta abierta en la oficina de Miami. "La última la canceló hace seis o siete meses", ha desvelado.

Ante el posible fin fraudulento de esta cuenta, Olivas ha explicado que las normas que impone la Reserva Federal son muy estrictas y que la entidad no ha advertido a Bancaja de ninguna irregularidad. Respecto al director de la oficina en Miami, Guillermo Martínez Lluch, al que Garzón ha implicado en la trama, el presidente de Bancaja aseguró que el grupo mantiene toda la confianza en él. "Él está tranquilo y nosotros estamos tranquilos", zanjó.