Seis detenidos por una estafa bursátil de más de 450 millones

Los arrestados en Barcelona, Madrid y Alicante creaban falsas expectativas sobre una empresa para que subiera el precio de las acciones en Londres y después las vendían

Una gran estafa iniciada en la bolsa de Londres ha acabado con la detención de seis personas en Barcelona, Madrid y Alicante, acusadas de apropiarse de forma fraudulenta de más de 450 millones de euros. Los dos cerebros de la trama son, presuntamente, Abraham Hochman, ex agente del Mossad israelí, y Diego Magn Selva, antiguo colaborador del ex banquero Mario Conde. Ambos crearon falsas expectativas sobre una empresa para que subiera el precio de las acciones. Después las vendían y lograban importantes sumas de dinero.

La estafa comenzó hace seis años, cuando la empresa Langbar fue incluida en el mercado alternativo de inversiones del London Exchange Market. A su entrada bursátil, la sociedad dijo tener activos por 219 millones de euros, informa la policía. Más tarde, los arrestados anunciaron que la empresa haba adquirido intereses en ciertos contratos con el Gobierno de Argentina. Lanzaron otros cebos similares en el mercado, "con el único fin de generar interés (y por consiguiente, aumento del valor) en las acciones de la compañía", según el Cuerpo Nacional de Policía, que ha realizado las detenciones a petición de las autoridades británicas.

Más información
Hemeroteca: Así contó EL PAÍS la sentencia por el 'caso Argentia'

La investigación logró averiguar que unos supuestos fondos que la empresa tenía en Brasil a través de un banco de Sao Paulo y otros que iban a ser transferidos a Europa, en realidad nunca existieron.

"Actuando de forma coordinada y calculada, se han aprovechado de la buena fe de compradores e inversores", a los que causaron daos por valor de 450 millones de euros, según la nota difundida hoy por la policía en alusión a Hochman y Selva. Además de ellos, han sido detenidos otros cuatro auditores que falsificaron documentos y ayudaron, por tanto, a que el fraude prosperara. Los seis han quedado en libertad con cargos, a la espera de lo que decida la justicia británica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS