El Gobierno plantea 3.000 millones a las autonomías por incremento de población

Zapatero propone, en su reunión con el presidente de Castilla y León, un nuevo fondo para ayudar a las comunidades que han quedado "en tierra de nadie"

El Gobierno plantea destinar 3.000 millones de euros para repartir entre las comunidades autónomas y así cubrir los incrementos de población que hayan tenido desde el censo de 1999, ha adelantado este lunes el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, del PP. Por la mañana, el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha propuesto además al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, un tercer fondo en el nuevo modelo de financiación para impulsar el crecimiento demográfico. Las beneficiarias de estos recursos serían las autonomías que no se puedan acoger a los ya presentados por el vicepresidente económico, Pedro Solbes, de competitividad y cooperación, dentro de los denominados fondos de convergencia.

Más información

El presidente murciano no ha salido muy contento de su reunión con el jefe del Ejecutivo porque "los 300.000 nuevos murcianos" desde el censo de 1990 "son invisibles para Zapatero". Además, se ha quejado porque "no se sabe qué significa este sistema de financiación". El presidente murciano, del PP, ha resumido la negociación del nuevo sistema de financiación: "Cuando viene un presidente con su problema, bajo la chistera aparece un fondo nuevo", en alusión a la partida para crecimiento demográfico anunciado tras la reunión entre Zapatero y el presidente de Castilla y León.

Valcárcel ha cifrado en 1.600 millones la "deuda histórica con Murcia por este incremento de población". Un dinero con el que se podría reducir a la mitad la tasa de paro en la región murciana y construir 16 hospitales o más de 200 institutos. En su opinión, el nuevo sistema es "genérico, una música que podría sonar bien, pero si no hay letra, no conduce a nada". Lo más positivo para Valcárcel en todo este asunto es que "se ha roto el sistema bilateral de la financiación". Si bien el vigente modelo incluía la actualización de los niveles de población de las comunidades autónomas, el Gobierno, según Valcárcel, no se ha prestado a ello y no ha propiciado "la financiación de la realidad" de comunidades como Murcia.

Herrera: "Se abren expectativas

Por la mañana, Zapatero reunió con Herrera, quien dijo que no había "ningún motivo de satisfacción", pese a que se habían abierto nuevas "expectativas" gracias a la creación de un tercer fondo dentro del modelo de financiación con el objetivo de impulsar el crecimiento demográfico. "Me parece una propuesta interesante", dijo. Con este nuevo fondo se ayudaría a las comunidades que se han quedado "en tierra de nadie", como la castellanoleonesa, en el borrador que se envió la semana pasada a los presidentes autonómicos, y que cuentan con un crecimiento de población por debajo de la media, según ha reconocido Herrera.

La principal demanda de Castilla y León es que se cumpla su Estatuto de Autonomía, que establece que la superficie, la dispersión, la baja densidad demográfica y el envejecimiento deben ponderarse en el reparto de los recursos del nuevo sistema. Otra de las principales discrepancias de Herrera con la propuesta del Gobierno es el concepto de "esfuerzo fiscal de los territorios", que se vincula al fondo de competitividad que prima a las comunidades más ricas, porque ese esfuerzo es "de los ciudadanos y no de las comunidades".

Tras el parón de fin de año, Zapatero retomó la negociación sobre la reforma del sistema de financiación en reuniones con cuatro presidentes autonómicos después de haber recibido ya a siete. Su objetivo es alcanzar un acuerdo este mes. Después de la reunión con Herrera, el presidente del Gobierno recibió al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias. Éste, tras el encuentro con Zapatero, dijo que el nuevo fondo al que se ha referido Herrera también beneficiará a Aragón, por lo que calificó el documento presentado por el Gobierno de "buen punto de partida". En este sentido, ha destacado que el presidente le ha garantizado que serán contemplados los parámetros que plantea el Estatuto de Autonomía aragonés, como la dispersión de la población, la superficie y el envejecimiento.

La última reunión del día es con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, quien trasladará al presidente que aunque está conforme con las líneas básicas del modelo, no aceptará unas cifras que no mejoren de forma sustancial lo que recibe la comunidad.

Oposición al modelo

Mientras, el gobierno tripartito de Cataluña sigue oponiéndose y ha advertido de que el Ejecutivo autonómico no tiene prisas y de que no renunciará a ningún aspecto de la bilateralidad para garantizar el cumplimiento "coherente" del Estatuto. Joan Puigcercós, presidente de Esquerra Republicana (ERC), ha anunciado que la próxima semana su partido entregará a la Generalitat una contrapropuesta sobre financiación, centrada en el Estatuto catalán, que supondrá una "enmienda a la totalidad" al modelo planteado por Solbes.

Zapatero continuará el próximo miércoles su ronda de contactos con los presidente autonómicos de Cantabria (Miguel Ángel Revilla), La Rioja (Pedro Sanz) y Canarias (Paulino Rivero). El jueves, Zapatero recibirá en La Moncloa al presidente de Baleares, Francesc Antich.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha retomado hoy su ronda de entrevistas con los presidentes autonómicos para negociar el nuevo modelo de financiación. A primera hora Zapatero ha recibido al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera y posteriormente se ha entrevistado con el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias.AGENCIA ATLAS

Los fondos que cierran la financiación

Al fondo demográfico presentado hoy por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, al presidente de Castilla y León, el popular Juan Vicente Herrera, hay que unir otros cuatro fondos que completarían el modelo de financiación trazado hasta el momento por el Gobierno:

- Fondo de garantía del Estado de bienestar. Las necesidades de financiación de cada comunidad se calcularán mediante la suma de lo que recibieron en 2006 (ninguna pierde) y lo que le corresponda del dinero adicional, informa Alejandro Bolaños. Para cubrir esas necesidades, el nuevo sistema plantea cuatro fondos. El más importante será el de garantía de los servicios fundamentales. Su cuantía estará ligada al peso de las competencias de salud, educación y servicios sociales. Se nutrirá casi en exclusiva (una mínima parte puede ser dinero estatal) de los impuestos cedidos. Todas las comunidades aportarán a ese fondo una porción elevada e idéntica de su cesta de impuesto. Y esa bolsa se distribuirá con el novedoso objetivo de que todas tengan el mismo nivel de financiación por habitante. Aquí, la población se ajustará con otras variables: dispersión, superficie, insularidad, mayores de 65 años (servicios sociales), tramos de edad (sanidad) o menores de 18 años (educación).

- Fondo de suficiencia. El resto de competencias no incluidas en el fondo de garantía se cubren con el fondo de suficiencia. Aquí se contemplan dos posibilidades: habrá autonomías (las que tengan más capacidad de recaudación) a las que les bastará con la parte de su cesta de impuestos no utilizada en el fondo de garantía; además, podrán quedarse con el dinero que les sobre. Y habrá otras que no tendrán suficiente con sus impuestos; el dinero del Gobierno servirá para completar los recursos autonómicos hasta cubrir la necesidad de financiación restante.

- Fondos de convergencia. El Gobierno ha incorporado en el último momento dos fondos que tendrán una cuantía menor, estarán dotados con dinero adicional del Estado y facilitarán la negociación. Las comunidades con menor PIB per cápita optarán a recursos de un fondo de cooperación. Y las autonomías cuya financiación por habitante quede por debajo del promedio final pese a tener mayor capacidad fiscal, recibirán dinero extra del fondo de competitividad.

Lo más visto en...

Top 50