Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los musulmanes rechazados para militar en el PSOE de Ceuta denuncian "racismo"

Un militante de las Juventudes Socialistas habla de "caza de brujas"

"Será muy difícil que el PSOE pueda contar con nosotros y con nuestras familias en el futuro; no ya como militantes, porque no deseamos formar parte de un partido que nos aparta, sino con nuestro voto". Esta declaración dolida la firman 21 hombres y mujeres pertenecientes a la comunidad musulmana de Ceuta en una carta enviada este viernes a la Ejecutiva federal del PSOE en Madrid, dirigida al responsable de Movimientos Sociales, Pedro Zerolo, al ver frustrado su deseo de militar en el PSOE.

"Todos los firmantes hemos solicitado el ingreso en el PSOE cuando se ha anunciado el proceso de refundación pero a ninguno se nos ha admitido. Nos ha parecido una burla que se haga una convocatoria de afiliación y luego se nos diga que no podemos entrar. No sabemos si es una actitud racista y un prejuicio más hacia la comunidad musulmana", sigue el escrito que encabeza Mustafa Hossain Mohamed y cierra Abselam Abdelkader Mohamed. Los firmantes recuerdan que viven en la barriada de El Príncipe, que votó mayoritariamente al PSOE en las últimas elecciones generales.

Este grupo forma parte de las 143 personas que pretendieron afiliarse al PSOE de Ceuta después de que la dirección federal, tras muchos conflictos, decidiera disolverlo y partir de cero. Esa decisión drástica llevó consigo la baja de todos los militantes y abrió de nuevo el proceso. A los 142 militantes que ya había, se sumaron otros 143 de nuevo cuño, atraídos por el llamamiento "a todos los progresistas de Ceuta", que hicieron los críticos de esta organización, entre ellos, Javier Martínez Alonso, que hubiera sido posiblemente el cabeza de una lista alternativa a la que el domingo se presentará en la Asamblea que refundará el PSOE de Ceuta y que elegirá sin problema como secretario general a José Antonio Carracao.

Aluvión de aspirantes

Este aluvión de aspirantes a militar en el PSOE llevó consigo la decisión de la comisión que conduce este proceso, encabezada por Salvador de la Encina, diputado nacional por Cádiz, nombrada por Madrid, a que sólo pudieran participar en este proceso constituyente los antiguos militantes. Los críticos interpretaron y denunciaron de inmediato que con esa decisión se cercenaba la posibilidad de presentar una alternativa.

Pero además los disidentes tampoco estarán porque al abrirse de nuevo la afiliación a ellos tampoco se les ha admitido. Desde la comisión gestora no se tiene inconveniente en reconocer que se les ha excluido por su reiterada actitud de "indisciplina". Entre los excluidos está el secretario general de UGT de Ceuta, Antonio Gil.

Sí han sido inscritos como militantes todos los afiliados a las Juventudes Socialistas de Ceuta, aunque hoy uno de ellos, José María Guerra Ramos, ha hecho pública la carta que ha enviado a sus organización dándose de baja. "Solicito la baja inmediata de esta entidad ya que por motivos que desconozco he sido admitido como militante del PSOE de Ceuta, sin haber tramitado por mi propia voluntad mi adhesión a este partido político". Y continúa: "Las bases de selección de afiliados del PSOE de Ceuta han estado teñidos de una enajenación antidemocrática y clasista que no puedo aceptar". Y termina: "La caza de brujas que se ha producido da pie a la más pura dictadura dentro de un partido político".

Los solicitantes, entrarán

Estos argumentos son rechazados por el enviado de la dirección federal, Salvador de la Encina, al asegurar que tras la asamblea corresponde a la nueva ejecutiva examinar y decidir la admisión de nuevos militantes. A su juicio, seguramente, todos los que han solicitado entrar en el PSOE, ingresarán. También destaca De la Encina el buen resultado que obtuvo José Antonio Carracao, el secretario general desde mañana, en las elecciones al Congreso de los Diputados del pasado mes de marzo. El PSOE subió espectacularmente aunque no consiguió escaño y las dos actas fueron de nuevo para el PP. Ese resultado se explica en la ciudad por la ayuda de Unión Democrática Ceutí (UDCE), que pidió expresamente el voto para el PSOE, a través de su líder Mohamed Alí. Ese partido, formado por musulmanes, obtuvo el año anterior en las elecciones autonómicas de la ciudad cuatro escaños, frente a dos del PSOE y 18 del PP. Ese catastrófico resultado electoral llevó consigo la dimisión de la secretaria general, Antonia Palomo, la creación de una gestora, y, después, la disolución del partido, a causa de los conflictos. Ahora empieza su nueva andadura, sin críticos entre la militancia.