Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA elige una víctima fácil

El empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizabal es asesinado a tiros en Azpeitia

El empresario guipuzcoano Ignacio Uria Mendizábal era un hombre de costumbres fijas y las repetía a diario a las mismas horas. Acudía todos los días al restaurante Kiruri de Azpeitia, una localidad de 14.000 habitantes para "jugar la partida" con un grupo de amigos, han informado vecinos de la localidad.

El empresario ha sido asesinado en el entorno en el que discurrió su vida, junto a su empresa, Altuna y Uria, y su domicilio, ubicado en la misma zona del barrio Loyola de la localidad guipuzcoana de Azpeitia. Uria Mendizabal, padre de cinco hijos, salió de trabajar esta mañana pasadas las 13.00 y se dirigió andando al restaurante, situado a unos 200 metros de la empresa. En ese momento, un desconocido se aproximó a él y le disparó a sangre fría. Los servicios de emergencia no pudieron evitar su muerte.

La organización terrorista Segi ya había amenazado directamente a la empresa Altuna y Uria en un comunicado de marzo de 2007 por participar en las obras de la Y vasca. Este documento fue incluido por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, en sus autos de ilegalización del PCTV y ANV con el fin de demostrar la estrategia común con el grupo terrorista contra la "Y" vasca.

Uno de sus vecinos ha asegurado que el empresario era "muy buena persona" y solía hacer "muchas bromas" con la gente, tanto en la calle como cuando estaba en el bar. Sus vecinos destacan su bondad y su carácter "bullicioso", ya que su manera de ser y comportarse hacían que fuera fácil percibir su presencia.