Un ataúd recibe a Güemes en el Gregorio Marañón

Decenas de trabajadores y sindicalistas le abuchean a la entrada y salida del centro

Una protesta de entre 30 y 40 personas ha recibido a las once de esta mañana al consejero madrileño de Sanidad, Juan José Güemes, a su llegada al Hospital Gregorio Marañón. Los manifestantes llevaban pancartas con lemas a favor de la Sanidad pública y un ataúd negro de cartón a tamaño natural, que simboliza la muerte de este derecho universal y gratuito. Los trabajadores y sindicalistas le han dedicado gritos irónicos del tipo "Estamos hasta los Güemes", "Espe, Espe, Especulación" y "Guapo, guapo, guapo". El consejero ha ignorado la protesta y ha entrado en el centro sin perder la sonrisa.

Más información
Médicos utilizan células madre de grasa abdominal para reconstruir la mama de mujeres con cáncer

Güemes, que ha acudido al centro hospitalario a presentar una intervención pionera en España, mediante la cual médicos de este centro sanitario implantan a una paciente células madre obtenidas mediante una liposucción, ha estado escoltado por una docena de agentes antidisturbios durante su visita. Los manifestantes -en número inferior que en ocasiones anteriores por culpa de la hora, según los sindicatos, en la que están llenas de pacientes las consultas- le han abucheado a su llegada al centro.

Aceras y ajardinamiento

En esta ocasión, no ha sido perseguido por los pasillos ni se han producido detenciones ni incidentes. Una vez concluido el acto en el auditorio del centro, 45 minutos después, la protesta le esperaba a la puerta. Pero un cordón policial ha impedido a los manifestantes seguir al consejero hasta la puerta principal del centro. Preguntado si el nuevo Hospital Puerta de Hierro Majadahonda posee una licencia de primera ocupación, el consejero ha respondido que "lo único relevante" es "el extraordinario éxito de los médicos, el personal de enfermería, los auxiliares de enfermería, técnicos, sanitarios y no sanitarios, que han hecho posible algo que no tiene precedente en España y en Europa que es el traslado de un hospital de ese tamaño en un tiempo tan breve y recuperar toda su actividad y toda su complejidad después de unas semanas".

"Hay que reconocer que han sido capaces en un tiempo récord y sin interrumpir la actividad asistencial, de trasladar uno de los hospitales más importantes de España a un edificio completamente distinto, de 165.000 metros cuadrados, con circulaciones distintas y con un sistema informático distinto", ha agregado en tono triunfal. El consejero ha subrayado que "todos los profesionales se han adaptado en tiempo récord y han recuperado el nivel asistencial que tenían el año pasado por estas fechas y el nivel de complejidad porque han recuperado el nivel de trasplantes pulmonares y hepáticos".

El 28 de noviembre, el grupo de IU en la Asamblea denunció que el Puerta de Hierro Majadahonda, inaugurado por los Reyes y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el pasado 11 de septiembre, carece de licencia de primera ocupación. Sin embargo, según el alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá (PP), el hospital ha pasado las inspecciones técnicas que requiere la ley para garantizar la seguridad de los 60.000 usuarios que reciben atención sanitaria en el centro y la falta de licencia de primera ocupación se debe a obras menores, como aceras o ajardinamiento, que todavía no han podido ser revisadas a fondo por los servicios técnicos municipales debido al gran tamaño del recinto.

Juan José Güemes conversa con el gerente del hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, mientras le siguen con pancartas.
Juan José Güemes conversa con el gerente del hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, mientras le siguen con pancartas.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS