Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un aviso de bomba obliga a desalojar una calle entera en Madrid

En esa vía, en el centro de la capital, hay una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía

La policía ha cortado la calle Leganitos y ha desalojado a los vecinos alrededor de las 10.30 de la noche de este sábado por un aviso de bomba. Decenas de agentes subieron escaleras arriba aporreando las puertas de cada bloque y obligando a los habitantes a salir corriendo: "Vístanse y salgan. ¿Vive gente en esta puerta?", preguntaban para que nadie quedara dentro de su casa. Todos han sido desviados hasta la Gran Vía y han recomendado a los padres con niños pequeños que se refugiaran en un local sanitario situado en esa calle.

Familias enteras han ocupado las aceras vestidos como les ha cogido el aviso, con pijamas, batas, zapatillas de estar en casa. La policía no daba más información. Una mujer china rogaba al agente que le dejara pasar porque había dejado a dos hijas en casa, pero no le autorizaron. A los pocos minutos los agentes abrieron el cordón que impedía el paso y los dueños de bares, restaurantes, clubes, han podido volver a sus locales.

Los viandantes que pasaban por la Gran Vía preguntaban qué pasaba y algunos turistas no han podido acceder hasta sus hoteles en esa calle, donde hay una comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Un ciudadano extranjero tuvo un pequeño altercado con un agente que no le dejaba acceder hasta ese puesto policial. "Me han querido matar ahora mismo, tengo que denunciarlo", repetía. Pero el agente no podía dejarle pasar. Un hombre le ha dicho que se acercara hasta una calle cercana donde hay otra comisaría.

Al finalizar la alerta los vecinos se han reunido en los portales para comentar lo sucedido. Una mujer decía que llevaba dos horas esperando porque estaba de compras y no podía acceder hasta su bloque. Sin embargo, el aviso casa por casa ha sido mucho después de cortar la calle, apenas media hora antes de volver a permitir la entrada.

Cuando todo ha acabado, los agentes chocaban sus manos felicitándose mientras se despedían.