Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero admite que el déficit público podría subir hasta el 4%

El presidente del Gobierno garantiza el compromiso de gasto e inversión en 2009 y un esfuerzo en favor de la creación de empleo

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha admitido que el déficit público podría subir hasta situarse en tasas de entre el 3,5% y el 4,2% del PIB para afrontar las necesidades de financiación del sector público en 2009. "Debemos esperar a evolución de la economía", ha añadido el jefe del Ejecutivo.

El presidente ha anunciado que va a promover un esfuerzo inversor en favor de las políticas de empleo. "El Gobierno de España no se resigna ante un escenario de recesión; vamos a apostar por crecer y crear empleo y si toda Europa y la Comisión Europea actúan con una coordinación fuerte y con valentía, podemos cambiar las previsiones que existen para 2009", ha manifestado en rueda de prensa junto al primer ministro tunecino, Mohamed Ghannuchi.

Según Zapatero, el Gobierno mantendrá el compromiso de incrementar las pensiones mínimas un 6% de media, destinar 1.200 millones de euros a la implantación de la Ley de Dependencia, subir un 6% las becas, mantener la prestación por nacimiento de hijos o las ayudas a jóvenes para alquiler de vivienda, y lo mismo con las infraestructuras o las inversiones en I+D+i.

Credibilidad y solvencia

"Teniendo 20 puntos menos de media de deuda sobre el PIB, podemos hacer esfuerzos de inversión pública porque las cosas se han hecho muy bien en estos últimos años", ha afirmado Zapatero, quien ha insistido en que España mantiene la "credibilidad" y la "solvencia".

En opinión del presidente, la actual situación de crisis económica encaja "clarísimamente" con las circunstancias excepcionales en las que el Pacto de Estabilidad de la UE permite superar el límite del 3% en el déficit público.

La Comisión Europea y el conjunto de los principales gobiernos económicos deben procurar que dicha excepcionalidad de déficit esté en el "límite de lo razonable" y no se vaya "mucho más allá del 3%", según Zapatero.