Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pacientes y trabajadores del nuevo Puerta de Hierro increpan a Aguirre y a Güemes

Protestan por la falta de calefacción, teléfono y televisión entre otras graves carencias.- El consejero de Sanidad sostiene que "es natural" que haya "problemas en el arranque" mientras la presidenta acusa al PSM de "organizar trifulcas callejeras bochornosas"

Más de un centenar de trabajadores del nuevo hospital de Puerta de Hierro, a los que se han unido entre diez y 15 pacientes ingresados, han increpado esta mañana a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y al consejero de Sanidad, Juan José Güemes, tras la visita que ambos han realizado al centro de Majadahonda con motivo del nacimiento del primer bebé en estas instalaciones. Al término de la visita y mientras se encontraba realizando declaraciones a los medios de comunicación, trabajadores a título particular, afiliados a los sindicatos CC OO y CGT y hasta los propios enfermos han empezado a quejarse del estado de las instalaciones y a acusar al consejero de estar "cargándose la Sanidad pública".

La presidenta y el consejero habían acudido al hospital para visitar al primer bebé nacido en estas instalaciones. Los trabajadores y miembros de UGT y CC OO han abordado a Güemes por los pasillos para pedir su dimisión, al tiempo que han acusado a Aguirre de estar llevando a cabo "el mayor ataque a la Sanidad pública", mientras que los pacientes se quejaban del mal funcionamiento. El Puerta del Hierro es el hospital más grande de los ocho abiertos en los últimos meses y fue inaugurado por Aguirre el 11 de septiembre. Los empleados han achacado los problemas a que el "hospital que se ha abierto seis meses antes de tiempo". Prueba de ello, alegan, es que sólo hay 45 enfermos ingresados para las más de 800 camas disponibles y que sólo funcionan tres de sus 25 quirófanos. Asimismo, afirman que las habitaciones no tienen suficientes enchufes y que los materiales empleados en la construcción "son de tercera".

Por otro lado, critican "el alto alquiler que se paga por las instalaciones", que aseguran que asciende a "27 millones de euros que se lleva Florentino" [Pérez]. También se encontraban en el lugar entre diez y 15 enfermos, que han denunciado que el centro no tiene calefacción, que no funciona la televisión ni el teléfono ni el sistema informático. Así lo ha explicado una paciente ingresada en el centro, Pilar Baeza, que ingresó el pasado viernes por un "problema menor"y que ha abandonado su habitación para unirse a las protesta. La paciente ha denunciado que su vida "ha corrido peligro" porque es diabética y no ha recibido la medicación correcta. Así, ha explicado que el doctor que le atiende registró en el sistema informático que le mantuviesen el suero y luego "no aparecía nada".

"Casi me mandan al otro barrio"

"Como el sistema informático no ha funcionado, casi me mandan al otro barrio porque no me pusieron los sueros que había ordenado el médico", ha relatado la paciente. No obstante, ha reconocido que el centro está saliendo adelante gracias a los "buenos profesionales que tiene". Además ha dicho que las habitaciones son un desastre: "No hay calefacción, ni teléfono público ni televisión; esto lo han diseñado como un hotel, no tenían ni idea de que iba a ser un hospital". El representante de CC OO Dioni Chicharro ha afirmado que "al hospital le faltan seis meses para funcionar correctamente" y asegura, además, que los trabajadores han tenido que trasladar en sus coches el material sanitario desde el antiguo centro. "No hay sillas de ruedas y los materiales con los que está hecho el edificio son tan malos que empiezan a caerse", ha denunciado el portavoz sindical. También ha asegurado que unos 200 profesionales han sido despedidos y que "hay tantas empresas de gestión privada que es imposible que se pongan de acuerdo". Por su parte, el consejero ha dicho que las protestas son "muy aisladas, comprensibles, respetables y legítimas" pero que "se podrían expresar con más serenidad".

Además ha asegurado que el traslado al hospital "se está haciendo paulatinamente" y que los servicios "están funcionando correctamente, aunque haya problemas en el arranque como es natural". Horas después de la visita, Aguirre ha culpado de las protestas al PSOE, que a su juicio "lleva la oposición a la trifulca política" al contratar a los sindicatos para ejecutar sus "broncas callejeras", que ha tildado de "espectáculo bochornoso. Aguirre ha expresado un respaldo total a su consejero, al que ha felicitado por afrontar "el acoso" de la oposición con "elegancia, firmeza e inteligencia". "El PSOE de Madrid, que en el mes de mayo se quedó a 20 puntos del PP, parece que no quiere hacer oposición razonable y política, sino llevar la oposición a la trifulca callejera y para ello ha privatizado su trabajo y ha subcontratado a los sindicatos que ahora más que nunca hacen de correa de transmisión de las protestas de los socialistas", ha sentenciado. La dirigente popular consideró que "hay que tener una cara muy dura" para que el PSOE acuse al Ejecutivo autonómico de "atacar" a la Sanidad pública después de que se hayan abierto ocho nuevos hospitales, se hayan aumentado en 2.300 las camas de los centros hospitalarios y se haya incrementado en 3.000 el número de médicos de la red sanitaria pública.

"A la oposición no le importa que los hechos y que los datos sean tozudos. Repiten todos los días su mentira sin ruborizarse", ha añadido. En las últimas semanas el consejero ha sido abucheado por el personal sanitario y los sindicalistas cada vez que ha visitado un centro médico -seis veces en dos semanas-. Esta mañana, los trabajadores sanitarios han increpado y abucheado al consejero, han denunciado la situación del hospital y han exigido su dimisión, pero no se han producido altercados como los ocurridos la semana pasada cuando Güemes visitó el Hospital Clínico San Carlos, que acabó con tres trabajadores detenidos, varios contusionados y una investigación de la Fiscalía de Madrid, que concluyó que no hubo intento de agresión.

La visita al pequeño Alejandro

El motivo de la visita de Aguirre y Güemes es el primer parto en el Puerta de Hierro Majadahonda y cuyo alumbramiento tuvo lugar la noche del pasado sábado, al cuarto día de entrar en servicio los paritorios. Aguirre, acompañada del alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá, ha felicitado a los padres del pequeño Alejandro Torres Núñez, natural de Las Rozas, que pesó 3,84 kilos.

Más información